martes, 6 de enero de 2015

Una casilla lo cambia todo

No son muchas las resoluciones en las que la Agencia Española de Protección de Datos analiza con detalle la redacción de las cláusulas informativas utilizadas en procesos de recogida de datos. En los próximos días, Dios mediante, analizaremos tres interesantes resoluciones publicadas en 2014 sobre este particular. Para empezar el año, he elegido la mejor de todas. Ya verán. Parece el guión de una película de Frank Capra. 

El denunciante, el señor A.A.A., es sin duda alguien con ideales elevados, alguien que lucha por un mundo justo, donde las grandes compañías no envían publicidad por e-mail, ni elaboran perfiles de sus clientes, ni ceden datos a terceros. 

En fin, nuestro héroe, cansado de las condiciones abusivas impuestas por Jazztel, denuncia a esta compañía con la intención principal, y cito textualmente, de "conseguir que Jazztel y las demás empresas de telecomunicaciones y de otros sectores que se valgan de los mismos métodos para el envío de información comercial:

- Incluyan una casilla/recuadro de envío de información comercial en los contratos.
- Que se incluya una cláusula de cesión de datos para envío de publicidad en los
contratos.
- Que pongan una letra que sea legible.”

Un fin, muy loable, sí señor. Me imagino a D. A.A.A. como a James Stewart en "Caballero sin Espada". Eso sí, menos ingenuo. Se nota que este héroe contemporáneo está en tercero de lopedé, ya que antes de presentar la denuncia, ató bien todos los cabos y, entre otras cosas, grabó una conversación telefónica en la que se le negaba repetidamente el ejercicio de su derecho de oposición. Vuelvo a citar textualmente:

" Consta en el expediente grabación de una contratación telefónica de una línea móvil de JAZZTEL efectuada por el denunciante en fecha 29/04/2014, en la cual el denunciante puesto al habla con el departamento de ventas móviles de JAZZTEL solicita contratar una nueva línea de móvil. Después de confirmar con el denunciante sus datos personales (nombre y apellidos, DNI, dirección, teléfono de contacto y correo electrónico), así como la tarifa contratada, se le informa que la conversación va a ser grabada y que en cumplimiento de la LOPD se le informa que sus datos van a ser incorporados a un fichero automatizado de JAZZTEL con los fines de comercialización, prestación e información comercial y publicidad y que podrán ser cedidos a otras entidades que colaboran con JAZZTEL en la realización de los mismos. Se le informa que podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición por escrito  enviándolo a una dirección postal, o mediante llamada a una teléfono gratuito (1565). El denunciante manifiesta hasta en tres ocasiones la negativa a que sus datos sean utilizados con fines comerciales y publicitarios y su cesión a otras entidades, manifestando que quiere que sean tratados únicamente para el mantenimiento de la relación contractual (facturación). JAZZTEL niega la posibilidad de tal oposición al tratamiento con fines comerciales informando al denunciante que si desea ejercer tal derecho debe llamar al teléfono gratuito 1565 para oponerse al envío de información comercial (folios 69-73)."

Vayamos a lo interesante. El caso es que Jazztel se pasaba por el forro eso de ofrecer la posibilidad al interesado de oponerse a recibir publicidad en el momento de la contratación del servicio mediante la marcación de una casillita. Y aquí va lo que dice la AEPD, y lo que deben recordar cuando redacten una cláusula lopedé (Otra cita literal. Estoy en plan Ana Rosa...Voy a tener que pagar derechos de autor a Monsieur le Directeur):

"En este supuesto, de las actuaciones practicadas y pruebas aportadas se acredita que JAZZTEL incumple lo dispuesto en el artículo 5.1 de la LOPD y 15 del RLOPD por cuanto en las contrataciones telefónicas de sus servicios no ofrece al cliente la posibilidad de oponerse la tratamiento de sus datos personales con fines comerciales, incorporándolos a su fichero automatizado con tal finalidad, obligando por tanto al cliente que desea oponerse a dicho tratamiento a dirigirse con posterioridad a JAZZTEL, por escrito mediante envío postal, o mediante llamada gratuita al 1565, para manifestar su deseo de oponerse al tratamiento de sus datos con fines comerciales y publicitarios.

(...) Es decir, en el presente caso no basta con informar que los datos facilitados en la contratación serán incorporados a un fichero automatizado de datos de carácter personal creado bajo la responsabilidad de JAZZTEL, con los fines de publicidad, prestación del servicio y promoción comercial, así como informar de la cesión a otras entidades. Además de informar sobre la finalidad publicitaria del tratamiento hay que permitir al titular de los datos que manifieste expresamente su negativa al tratamiento de sus datos para finalidades ajenas a la relación contractual, pues sólo así se observa plenamente el requisito de informar sobre la finalidad del tratamiento. En este caso, en lugar de haber informado al denunciante de la posibilidad de oponerse al tratamiento de sus datos con fines comerciales y publicitarios y de su cesión a otras entidades, en un momento posterior a haber sido incluido en el fichero con tales finalidades, debería ofrecer, en el mismo momento de efectuar la contratación telefónica, la posibilidad de oponerse al tratamiento de sus datos con los citados fines comerciales y publicitarios, hecho, que como se acredita en el expediente no se produce en dichas contrataciones telefónicas.

Aduce JAZZTEL que ha garantizado el cumplimiento de lo previsto en el artículo 15 del RDLOPD al haber optado por una de las opciones que se otorgan al responsable del tratamiento para cumplir con la obligación descrita en tal precepto, puesto que tenía implementado un procedimiento que permitía al afectado manifestar su negativa, ejercitando su derecho de oposición mediante comunicación escrita dirigida a una dirección postal o llamada gratuita al número habilitado al efecto.

Dicha afirmación debe rechazarse, ya que con independencia del procedimiento para el ejercicio del derecho de oposición, lo cierto es que JAZZTEL no ha acreditado la implementación de un procedimiento para que el cliente que contrata telefónicamente sus servicios, tenga la posibilidad, como exige la normativa de protección de datos, de oponerse, en el momento en que se recaban sus datos, al tratamiento de los mismos con fines distintos a los estrictamente necesarios para el mantenimiento de la relación contractual, en este caso, con fines comerciales y  publicitario"

Como habrán deducido, gana los buenos y a Jazztel le cae una multa de 40.000 euros para Jazztel. Don A.A.A. puede estar contento. Eso sí, me temo que la empresa sancionada pagará la multa sin despeinarse (simples migajas), y no modificará demasiado sus prácticas.

Mañana más. Buenas noches.