domingo, 4 de mayo de 2014

Yo, pecador

Este post está dedicado a todos los que ha pasado la Semana Santa haciendo penitencia, como la empresa protagonista de nuestra resolución de hoy, que se denunció a sí misma a la Agencia Española de Protección de Datos (lo que viene a ser hacer un "pepephone"). 

Debido a un fallo técnico, el teléfono y el nombre de un cliente de The Phone House, compañía a la que la empresa autodenunciada presta servicios, se remitió a 72 usuarios. Éste es el tipo de errores que suelen acabar en sanción, una sanción baja. Por regla general, no se suelen imponer las cuantías correspondientes a las infracciones graves (especialmente, en supuestos en los que se acredita que el problema ha sido subsanado y se ha debido a un error). Lo peor son los daños de imagen que pueden sufrir las compañías implicadas, especialmente cuando se trata de empresas conocidas y poco queridas, como The Phone House. 

En este caso, se actuó rápidamente. Se investigó cómo se había producido este incidente, registrándose en el Documento de Seguridad, se comunicó a la persona afectada, y la compañía causante del fallo lo puso en conocimiento de la AEPD. Bien asesorada, la compañía solicitaba clemencia en su autodenuncia: 

"La compañía, en su calidad de encargado de tratamiento por cuenta de The Phone House, S.L.U., solicita a la Agencia que se analice si la incidencia es merecedora de “inspección y, en su caso, sanción” y se valore la posibilidad de atender a lo previsto en el artículo 45.6 de la LOPD, al tratarse de la primera vez en que pudiera haber faltado a su deber (puntualmente y por un desafortunado fallo técnico, inmediatamente resuelto) y al bajo nivel de ingresos de la empresa."

Y sí, Monsieur le Directeur, que tienen su corazoncito, aunque a veces no lo parezca, aplicó el art. 45.6 LOPD. Apercibió a la empresa sin sancionar. 

"En el presente supuesto se cumplen los requisitos recogidos en los apartados a) y b) del citado artículo 45.6 de la LOPD. Junto a ello se constata una cualificada disminución de la culpabilidad de la entidad denunciada por la concurrencia de varios criterios de los enunciados en el artículo 45.4 de la LOPD, concretamente, la ausencia de beneficios y el grado de intencionalidad apreciado. 

En el presente caso, ha quedado acreditado que el denunciado ha comunicado a esta Agencia las medidas correctoras adoptada. Teniendo en cuenta estas circunstancias, no procede requerimiento alguno."

Todo parece indicar que esta empresa ofreció su cuerpo para aplacar a La Bestia y salvar a su cliente, que es lo que debe hacer un buen encargado del tratamiento. Para ambas entidades, la cosa ha salido bien, sobre todo porque el prestador del servicio no contaba con antecedentes lopedé y el incidente no revestía especial gravedad. A Pepephone, le cayeron 3.000 €. Teniendo en cuenta que ya han sido sancionado con 40.000 € de una tacada (véanlo aquí), les debió parecer más que razonable. 

No hay comentarios: