jueves, 20 de febrero de 2014

Sobre el interés público de un top-less: Melani Olivares vs. Interviú

En 2005, la revista Interviú publicó varias fotografías en top-less de Melani Olivares, famosa por dar vida a Paz en la serie “Aida”. Estas fotos se tomaron en una playa de Ibiza sin el consentimiento de la actriz, mientras ésta disfrutaba de unas vacaciones con sus amigas.

Melani Olivares demandó al director de la publicación y a Ediciones Zeta por vulneración de su derecho a la imagen. Tanto el Tribunal de Primera Instancia como la Audiencia Provincial dieron la razón a la actriz. El Supremo, sin embargo, vino a decir justamente lo contrario: que prevalecía el derecho a al libertad de información sobre el derecho a la imagen del famoso, al concurrir el requisito de interés público (sé lo que están pensando, pero no lo digan en voz en alta) y haberse tomado las fotografías en un lugar público:

“La sentencia de casación señala que las imágenes captadas pertenecían a un personaje público conocido por su intervención televisiva en una serie de difusión nacional durante ocho temporadas, habían sido tomadas en una playa de acceso público, y mostraban a la actriz andando por la playa y tomando el sol en top-less. El Tribunal Supremo afirma que la información tenía interés público, el propio de los medios de comunicación pertenecientes al género de entretenimiento, plenamente admitido por los usos sociales, para el que puede ser noticia el físico de una reconocida actriz o su top-less. (…)Subraya igualmente que las imágenes son reflejo de un comportamiento admitido por los usos sociales y que la licitud o ilicitud en la captación no puede depender del tipo de prendas que se utiliza, si el personaje es público y se encuentra en un lugar público.”

Sé que muchos de mis lectores no compartirán esta opinión, pero para el Tribunal Constitucional la captación de la imagen de un cuerpo desnudo carece, por si sola, de interés público. El objetivo del reportaje de Interviú consistía simplemente en presentar a la actriz desnuda, satisfaciendo la curiosidad (malsana) de ciertos lectores, sin intentar crear opinión pública. Vean lo que dice al respecto: 

"No puede aceptarse sin más que un conjunto de fotografías que muestran el cuerpo de la actriz desde distintos ángulos y en diferentes posturas, comenzando por la fotografía de cuerpo entero de la demandante en top-less que la revista reproduce en portada, tengan por sí un interés público digno de protección constitucional. De hecho, en la STC 156/2001, de 2 de julio, FJ 7, declaramos que la publicación de dos fotografías de una persona que permitían su identificación y mostraban su cuerpo desnudo, todo ello para ilustrar un reportaje sobre una secta acusada de prostitución y corrupción de menores, constituía una intromisión en su derecho a la propia imagen constitucionalmente ilegítima, además de en su derecho a la intimidad. Tampoco las fotografías publicadas dan sustento o son el complemento a un reportaje que pueda ser calificado de interés noticiable en los términos ya expuestos. Dichas fotografías, en las que la demandante aparece tanto sola como acompañada, ilustran un reportaje con unos títulos tan anodinos como “Melanie Olivares: de la calle a la playa” y “Melanie Olivares: la amiga más fresca de Aida”. El reportaje no hace referencia a noticia alguna relativa a la actividad profesional de la actora o hecho alguno que sea de interés público, sino que la representan en escenas de su tiempo libre, en actividades de carácter puramente privado, tomando el sol y paseando con amigas, en la playa.”

En fin, la revista Interviú tendrá que trabajarse más los textos. Si viviera Umbral…

No hay comentarios: