martes, 4 de febrero de 2014

Free Sherlock

Hace unas semanas, cuando empezábamos el 2014, leí con asombro e interés que las novelas de Sherlock Holmes acababan de entrar a formar parte del dominio público.

Como sin duda Ustedes ya saben, la mayor parte de los países de nuestro entorno, reconocen determinados derechos de propiedad intelectual a favor de los herederos del autor durante un periodo de tiempo tras la muerte de éste. La principal consecuencia es que los herederos seguirán percibiendo una compensación por la explotación de la obra antes de que pase a ser de dominio público y cualquiera pueda utilizarla libremente. Así, el art. 26 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual determina: Los derechos de explotación de la obra durarán toda la vida del autor y setenta años después de su muerte o declaración de fallecimiento.”

Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes, murió el 7 de julio de 1930. Tanto en Reino Unido como en España, sus obras pasaron a formar parte del dominio público hace tiempo. De hecho, la web LIBRIVOX lleva años ofreciéndonos la posibilidad de descargar “legalmente” infinidad de audiolibros de las novelas de Conan Doyle. 

Entonces, ¿a qué viene esta noticia? Parece que hace referencia exclusivamente a la jurisdicción estadounidense, donde una parte de las novelas de Conan Doyle, en concreto, diez relatos publicados a partir de 1923, siguen protegidos por las leyes de Copyright. Si quieren leer más sobre los plazos de aplicación de las leyes de Copyright en Estados Unidos, pueden consultar este link o éste otro. No esperen que yo se lo explique, que me duele la cabeza. 

En fin, la situación de los personajes creados por el autor escocés resulta ciertamente compleja, puesto que muchas novelas y relatos del “canon” sherlockiano han pasado a ser de dominio público (y por tanto, podrían ser adaptada al cine o editadas sin pagar royalties). Los herederos de Conan Doyle consideran que, dado que Sherlock Holmes, Watson y el Profesor Moriarty aparecen en los relatos que aún no son de dominio público, no pueden utilizarse libremente referencias a ellos (sus características continúa desarrollándose y enriqueciéndose en las obras todavía protegidas). Por eso, exigen el pago de royalties en Estados Unidos, sin que hasta la fecha haya habido grandes problemas. 

Leslie Klinger, sherlockiano miembro del famoso club “Los irregulares de Baker Street” y autor de diversos libros sobre la materia, preparaba una colección de relatos originales basados en los personajes de la novelas de Sherlock Holmes. Los herederos de Conan Doyle le exigieron la habitual compensación económica por la utilización de los mismos. Klinger se negó a pagar e inició una batalla legal en los tribunales americanos. 

Deben Ustedes saber que, como norma general, la relación de los sherlockianos con los herederos de Conan Doyle no es buena. Arthur Conan Doyle detestaba a su personaje, renegó de él (no para cobrar derechos, claro, pero sí para todo lo demás) y, de hecho, lo mató literariamente en un intento de dejar de escribir sus populares aventuras. Los puristas consideran las aventuras de Sherlock Holmes obras menores en relación al resto de la producción literaria del escritor escocés. Los sherlockianos, por su parte, tienden a ignorar la existencia real del autor, y a considerar a Sherlock Holmes como un personaje histórico. Vamos, que no resulta extraño este nuevo enfrentamiento entre un miembro destacado de los Irregulares y los herederos de Conan Doyle. 

En Diciembre de 2013, se conocía la Sentencia del Tribunal de Distrito de Illinois que daba pie a las noticias publicadas en los periódicos, y que reconocía a Klinger el derecho a utilizar libremente el personaje más famoso de Conan Doyle. No obstante, no se puede dar el caso por cerrado, puesto que los herederos del novelista han presentado un recurso frente a esta resolución. 

Un blog con el improbable título de “Free Sherlock” da cuenta de la marcha del procedimiento.  Lean aquí el post con el que se inicia todo y decidan si quieren continuar la aventura. 

No hay comentarios: