jueves, 2 de enero de 2014

Perfiles falsos en Redes Sociales: ¿Qué podemos hacer? (I)

La mujer de El Juli, Sandra Domecq, cansada de que se hagan pasar por ella en las redes sociales, ha decidido poner el asunto en manos de sus abogados. Según nos informa El Mundo, “ha denunciado ante las autoridades de delitos cibernéticos la suplantación de su personalidad en al menos cuatro perfiles de Facebook, Twitter y uno de Instagram desde algo más de un año.” El mismo periódico afirma que “un álter ego cibernético le ha hecho quedar como consumista”. Debemos señalar que pocos días antes, La Otra Crónica de El Mundo, había dado por buena la información de uno de estos perfiles falsos, comentando los regalos que decía haber recibido Sandra Domecq en términos un tanto críticos.

La mujer de El Juli se suma así a la lista de famosos suplantados en redes sociales: Pilar Rubio, mi adorado Mario Vaquerizo, o por citar otro caso del mundo taurino, Florencio Fernández Castillo, Florito, mayoral de la Plaza de las Ventas.

Es un hecho que los famosos utilizan sus perfiles sociales (los auténticos) como gabinetes de prensa, con mayor o menor acierto. Hemos visto un ejemplo hace poco con las declaraciones de Kiko Rivera sobre el embarazo de su hermana Isabel. Por otro lado, las redes sociales se han convertido en una fuente de información para los periodistas. A través de ellas, obtienen fotos y datos de personajes que no han protegido sus cuentas, o se ponen en contacto con amigos de éstos o personas de su entorno.

En muchas ocasiones, los suplantadores lo hacen tan bien que consiguen engañar a la prensa y causar dolores de cabeza al personaje difundiendo noticias falsas o rumores (en otras, también hay que decirlo, los periodistas no se molestan confirmar quién está detrás de una cuenta). 

Sea como sea, éste es un problema que no afecta sólo a los famosos. Muchos niños y adolescentes son víctimas de “bromas” pesadas por parte de sus compañeros de clase. También resulta frecuente que las exparejas se venguen por este medio.

En el post de hoy, les explicaré qué medidas legales se pueden tomar cuando alguien crea un perfil con el nombre de otro en una red social. Como veremos, lo que se dice en el artículo de El Mundo no resulta del todo exacto.

Lo primero que deben Ustedes saber es que no existe un delito de suplantación de personalidad. Nuestro Código Penal recoge, en su art. art. 401, el delito de “usurpación de estado civil”, que está castigado con pena de prisión de seis meses a tres años.  Abrir un perfil falso en una red social no es una acción que, por sí misma, pueda entenderse subsumida en este tipo penal. De acuerdo a la Jurisprudencia, es necesario que se produzca una suplantación completa de derechos y obligaciones continuada en el tiempo, no la simple utilización del nombre de otro.  

En este sentido, es muy interesante la sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz de 9 de enero de 2002, que señala que "no basta un uso continuado y prolongado del nombre ajeno para integrar el delito de usurpación de estado civil, y mucho menos un uso para un acto concreto; como se ha expuesto, la permanencia era común al delito de usurpación y al (ahora derogado) de uso de nombre falso; para que se dé el delito de usurpación es necesario un plus añadido a la permanencia, consistente en que la usurpación alcance a la totalidad de las facetas que integran la identidad humana, de modo que el suplantador se haga pasar por el suplantado a todos los efectos, como si de tal persona se tratara. En consecuencia, no se dará el delito de usurpación (ni ningún otro, al quedar despenalizado el uso de nombre ajeno) cuando una persona asume la identidad ajena sólo para la realización de una serie de actos concretos y determinados, como pudiera ser, por ejemplo, la conducción de un vehículo de motor mediante un permiso de conducir falsificado. Si no consta acreditada la total y absoluta suplantación de la identidad de otra persona, para todos los efectos que integran tal identidad (o “estado civil”, como la denomina el Código Penal), no nos hallaremos ante un delito de usurpación, del Artículo 401, sino ante un mero uso público (prolongado o no) de nombre supuesto, penalmente atípico.”

Pueden encontrar un repaso bastante completo de la jurisprudencia sobre usurpación de estado civil en este artículo. Si recuerdan, hace tiempo, en la sección de Libro del Mes, les recomendéla obra de Juan Alberto DÍAZ LÓPEZ donde se analiza con detalle esta figura. Pueden leer la reseña, y si les apetece, cómprense el libro. No está nada mal y aprenderán muchas cosas interesantes.

Por supuesto, el que abre un perfil falso no se va a ir de rositas, ni mucho menos. Dependiendo de lo que se haga a través del mismo, podrán ejercerse diversas acciones contra él, civiles o penales. Vamos a ver de qué recursos disponemos.

Para empezar, utilizar el nombre, la fotografía y otros datos de carácter personal de un tercero en Internet supone una vulneración de la LOPD (La Agencia considera que en estos supuestos en los que se hace una difusión masiva de información, no se puede aplicar la excepción de tratamiento efectuado en el ámbito doméstico).  Por tanto, su OPCIÓN NÚMERO 1 es presentar una denuncia a la Agencia Española de Protección de datos.

Las ventajas de denunciar a la AEPD son muchas:
  • Es gratuito. El interesado ni siquiera necesita estar asistido por un abogado. Bastará con que describa los hechos con sus propias palabras, acredite su identidad y aporte capturas o impresiones de pantalla que muestren la actividad que se realiza en el perfil falso. Si tienen alguna duda al respecto, pueden ponerse en contacto con el servicio de atención al Público de la Agencia, que para estos temas, funciona bastante bien.
  • No excluye el ejercicio de otras acciones penales o civiles contra el autor de los hechos.
  • Los prestadores de servicios de redes sociales suelen colaborar con la Agencia cuando ésta les requiere información sobre uso de cuentas.

El único inconveniente consiste en que la resolución del procedimiento se publicará en la web de la AEPD y el público tendrá acceso a ella. Aunque, por supuesto, las resoluciones se publican anonimizada, los hechos que se describan en ella estarán al alcance de cualquiera. Entiendo que si alguien, con motivos fundados, solicita a la Agencia que no se publique la resolución, atenderán su petición. 

Lamentándolo mucho, debo interrumpir aquí mi post. No se pierdan mañana la segunda parte. Mientras tanto, pueden dejar sus comentarios con dudas o consultas o enviar un mail a la dirección consultasblogtic@gmail.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En este caso (y se lo digo yo), los abogados que llevan el tema de la suplantación de identidad, son de fiar...

Fdo.: El Vizconde.

Ad Edictum dijo...

Gracias por su comentario, Vizconde. Me alegra ccomprobar que ha sobrevivido a estas entrañables fechas. Ya nos contará lo que hacen los abogados de fiar delante de una hamburguesa Buns.

Anónimo dijo...

Tomarse un GinTonic para acompañar...

Ad Edictum dijo...

Gracias por su comentario. ¿Ve Usted como publico hasta los anuncios por palabras? Con tal de que la gente comente....