miércoles, 1 de enero de 2014

Comentario de la Sentencia “Aznar vs Campos”

Poco antes de que terminara el año 2013, mi adorada María Teresa Campos recibió una mala noticia. El Tribunal Supremo falló a favor del matrimonio Aznar en el pleito que éstos mantienen con la presentadora. Ya habrán supuesto Ustedes que se trata de un caso en el que entran en conflicto el derecho a la libertad de información y a la libertad de expresión por un lado, y el derecho a la intimidad y al honor, por otro.

He buscado el texto completo de la sentencia, que pueden leer aquí. No obstante, como es probable que todavía no hayan terminado Ustedes de analizar ese pedazo de resolución que se ha marcado Monsieur le Directeur en el caso Google, ya estoy yo aquí para hacerles un resumen.

Los comentarios que motivaron la demanda de los Aznar se remontan a 2007. En el programa “PROTAGONISTA” de la emisora Punto Radio, que dirigía y presentaba por aquél entonces María Teresa Campos, ésta identificó a José María Aznar como la persona a la que se refería una noticia del programa de Telecinco “Aquí hay tomate”, y que hablaba de la separación de un matrimonio famoso debido a las infidelidades de uno de los cónyuges. José María Aznar y Ana Botella presentaron una demanda civil en defensa de su derecho a la intimidad y al honor contra María Teresa Campos.

El Juzgado de Primera instancia falló a favor de los Aznar. El recurso que presentó la Campos ante la Audiencia Provincial fue desestimado íntegramente. Veamos los puntos más destacados de la Sentencia del Supremo, que está en la misma línea de lo resuelto por las instancias inferiores.

Pasando por alto ciertas cuestiones procesales que les ahorraré en atención a su estado de salud tras celebrar el Año Nuevo, para la parte demandada, la presentadora se limitó a hacerse eco de un rumor propagado por terceros. En la sentencia, encontramos una transcripción exacta del comentario de María Teresa Campos que origina la demanda de los Aznar:

"Bueno, pues yo voy a hacer lo mismo que hicisteis vosotros (risas) cuando yo dije esto, que es decir a quién creo yo que os referís. Eso sí, yo no digo que sea ¿eh?, yo digo que vosotros os referís a José María Aznar. No digo yo que esto sea verdad porque como además luego, largo nos lo habéis fiado, que habéis dicho hasta después de las elecciones no se va a decir nada ¿vamos a poder vivir con esto hijo mío?".

La representación de María Teresa Campos considera que existe un error en la apreciación de la prueba por parte de los tribunales inferiores, ya que la presentadora “no afirmó la supuesta relación extramatrimonial del Sr. Aznar, limitándose, a reproducir y en cierta medida a comentar, lo difundido por el periodista de Telecinco D. Jorge Javier Vázquez.” Básicamente, lo que se viene a decir es que se trataba de un rumor lanzado por otro medio y que no dijo con rotundidad que el protagonista del mismo fuera el matrimonio Aznar.

Sin embargo, para el Tribunal Supremo “el hecho de que previamente la información sobre la existencia de una posible infidelidad del demandante hubiera sido difundida por el programa de televisión no justifica el incumplimiento del deber de veracidad, pues este impone la comprobación de las informaciones de forma diligente sin que pueda ampararse en el calificativo de «rumor» para difundir o divulgar noticias no contrastadas. Más aún cuando afectan a ámbitos tan íntimos como las relaciones personales. Y sobre todo cuando se imputan hechos que suponen un descrédito para la persona a la que se refieren (STS de 22 de noviembre de 2010)."

Esto es, en mi opinión, lo más relevante de la sentencia que comentamos. A la hora de reproducir rumores difundidos por otros medios, se impone el mismo deber de diligencia a la hora de comprobar la veracidad de los hechos que con informaciones propias. El Tribunal afirma que “la transmisión de la noticia que no fue debidamente contrastada supone una intromisión ilegítima en el derecho al honor de los demandantes y provoca un menoscabo de su fama atentando contra su propia estimación”.

No quiero extenderme más en el comentario. Se trata sólo de una aproximación al contenido de la sentencia. Y eso sí, quedamos pendientes de lo que diga ahora el Tribunal Constitucional (seguramente, habrá recurso). No sería el primer caso en el que nos da una sorpresa.

En fin, la familia Aznar ha recibido una cal de y otra de arena al final del año 2013. El Juzgado de Primera Instancia número 20 de Madrid ha desestimado la demanda que presentó Alejandro Agag contra El País, en relación a la información facilitada por este diario en la que se indicaba que su boda fue costeada en parte por una de las sociedades de la “trama Gürtel”.

Ahora, con su permiso, voy a tomarme un Gelocatil de 1 gramo. Buenos días.

No hay comentarios: