jueves, 5 de diciembre de 2013

Caso “Plus belle la vie”: Solicitar el cierre de una Fanpage se vuelve en contra de la marca

Cuando se habla de los riesgos jurídicos que implican las redes sociales, el uso de marcas por parte de terceros no autorizados ocupa un lugar importante.

Una compañía que, por cualquier circunstancia todavía no tiene presencia en Facebook o Twitter, y decide lanzarse a esta aventura ahora, puede encontrarse con que una persona anónima, o incluso un trabajador de la empresa, ya ha creado un perfil utilizando una de sus marcas. En la mayoría de los casos, no se hace con mala intención. Por ejemplo, hay marcas o productos que son muy queridos porque nos recuerdan a nuestra infancia y creamos una página en Facebook para hablar sobre ellos (las muñecas Nancy, las Mirindas, etc).

Si esto sucede, la empresa que ostenta los derechos de uso sobre la marca tiene que tomar una decisión difícil. Imaginemos que el perfil cuanta con muchos seguidores o fans y tiene buena imagen. Solicitar a la red social su cierre puede volverse contra la empresa (ya saben aquello del efecto Streisand).

He comentado a algunos de Ustedes que, como norma general, y en contra de los que muchos creen, los prestadores de servicios de redes sociales suelen colaborar de forma muy diligente con los titulares de las marcas en el cierre (preventivo) de perfiles. También les he dicho en más de una ocasión que, antes de denunciar el perfil por los cauces internos de la red social o de ejercer acciones legales para la defensa de la marca, se lo piensen muy bien y consulten no sólo con abogados expertos (como es mi caso), sino también con profesionales de la comunicación o el marketing.

Hoy quiero comentarles un ejemplo práctico que ilustra lo que acabo de exponerles. Ha ocurrido en Francia y hemos conocido la sentencia que lo resuelve esta misma semana. Se trata del caso “Plus belle la vie”.

Plus belle la vie” es una telenovela francesa que cuenta la vida de los habitantes de un barrio imaginario de Marsella, y que ha batido records de audiencia desde su estreno en 2004. Probablemente, ha conseguido ser mucho más popular en el país vecino que aquí grandes series como “Amar en tiempos revueltos” o “Tiempo entre costuras”. Por algo los franceses inventaron “la Grandeur”.

Una seguidora de “Plus belle la vie” (llamémosla Madame L.) abrió una página web no oficial sobre la misma en 2004, y posteriormente, una Fanpage en Facebook. La página de Facebook contaba a principios de 2012 con 605.200 fans, que no está mal. Madame L. no obtenía ningún beneficio económico y dejaba claro que no se trataba de sitios oficiales. Para ella, la actividad que realizaba desde este sitio era similar a la que podría efectuar un club de fans.

La productora Telfrance Serie, titular de la marca “Plus belle la vie”, también tenía una página en Facebook. Parece ser que en febrero de 2012, solicitó a Facebook que fusionara el Fanpage de Madame L. con la suya, con lo que de una tacada consiguió 605.200 fans.

Pues bien, Madame L. demandó a la productora y a Facebook ante la Justicia francesa, solicitando indemnización por daños y perjuicios. El Tribunal de Alta instancia de París acaba de darle la razón en su sentencia de 28 de noviembre de este año. Veamos los puntos fundamentales de la resolución.

Facebook France no se personó en el proceso (lo cual, por otra parte, es lógico, ya que se limitó a atender con diligencia una petición del titular de la marca ). Telfrance Serie contestó reconviniendo la demanda, es decir, demandando a su vez Madame L. Entre los argumentos de Telfrance Serie para demostrar que la actividad de Madame L. tenía carácter comercial, y por tanto, podía solicitar que cesara en el uso de la marca, quiero resaltarles dos:

1º. Que en la página organizaba concursos y juegos.

2º. Que la red social ofrece distintas opciones a sus usuarios a la hora de crear un perfil, y Madame L. había elegido la opción, digamos, “empresarial”. No había creado un perfil personal.

El Tribunal descarta ambos argumentos. Tras analizar el asunto, concluye que el uso de la marca se hacía fuera del ámbito comercial. Mandame L. no comercializaba ningún producto o servicio. No obtuvo ganancias de juegos y concursos. Por otro lado, se demostró que la propia Telfrance Serie colaboraba en ellos facilitando los premios.

De hecho, la productora conocía la existencia de la página de Madame L. desde hacía mucho tiempo y sacaba partido de la promoción gratuita que se realizaba de la serie. Telfrance Serie llegó a invitar a Madame L. a una reunión en la que presentó una especie de guía de buenas prácticas para aquellos que mantenían páginas webs sobre la serie, guía que Madamen L. se comprometió a seguir. Por último, el cierre de la Fanpage se produjo sin requerimiento o advertencia previa.

La sentencia concluye que Telfrance Serie actuó de formal desleal, y condena a esta compañía a pagar 10.000 € a Madame L. Por su parte, Facebook France, que no nombró representación en el proceso, como les dije, deberá reabrir la Fanpage.

¿Qué les parece a Ustedes? No tengo constancia de sentencias similares en España. Si conocen alguna, les agradeceré que me faciliten la referencia. Y ya puestos, también tengo curiosidad por saber cómo se solicita que la Fanpage de un tercero se fusione con la nuestra para quedarnos con sus fans. ¿Algún community manager experto puede explicármelo?

Por cierto, pueden leer el texto completo de la sentencia aquí. Buenas noches.

No hay comentarios: