martes, 26 de noviembre de 2013

Google, condenado a desindexar fotografías durante cinco años

Como probablemente habrán leído en los periódicos, Google ha sido condenado por los tribunales franceses a desindexar nueve fotografías que atentaban contra la intimidad del ex presidente de la Federación Internacional de Automovilismo, Max Mosley.

En las imágenes, el señor Mosley, que como todos los ingleses sabe cómo divertirse, aparecía participando en una orgía con prostitutas y parafernalia nazi. Las fotografías fueron tomadas con cámara oculta y publicadas inicialmente en el diario británico “News of the World”. Max Mosley demandó al periódico en la jurisdicción británica, ganó el juicio y recibió una indemnización. Por cierto, lo que más le ofendió del asunto no fue que se supiera que había contratado una sesión de, digamos, disciplina, con cinco prostitutas, sino que se le relacionara con el nazismo.

Al parecer, en Francia, estas fotografías tuvieron mucho éxito (no me resulta difícil imaginar por qué), y figuraban entre los resultados de búsquedas más populares de la web http://images.google.fr/. Desde 2008, año que se publicaron por primera vez, los asesores del señor Mosley se habían puesto en contacto en numerosas ocasiones con Google Francia para que fueran retiradas. Google atendió siempre sus requerimientos, pero las fotografías volvían a ser difundidas en páginas webs externas al buscador e indexadas por sus motores de búsqueda.

Finalmente, los abogados del ex presidente de la FIA decidieron demandar a Google Francia y a Google Inc, ante los tribunales franceses. El Tribunal de Gran Instancia de París acaba de dictar, el 6 de noviembre, la sentencia que resuelve este asunto. Pueden consultar el texto completo aquí. No obstante, para aquellos de mis lectores que no controlan el francés idioma, ahí va un resumen de los puntos fundamentales.

El demandante solicita, básicamente, que dejen de indexarse las fotografías que afectan a su intimidad en los resultados de búsquedas proporcionados por http://images.google.fr/.

Google, como en otros procedimientos abiertos en su contra en diferentes países europeos, alega que la sociedad francesa, demandada junto a la americana, es ajena a la gestión del motor de búsqueda y que, en cualquier caso, la petición del demandante es desproporcionada e imprecisa, puesto que impondría la obligación de vigilar contenidos de los que no es responsable (las fotografías son publicadas en webs gestionadas por terceros).

La primera conclusión interesante de esta sentencia es que el juez deja fuera de la causa a la sociedad francesa, ateniendo la argumentación presentada por Google. También es cierto que la sociedad americana se personó en el procedimiento, y de momento, parece que se va a someter voluntariamente a la jurisdicción francesa.

Desde luego, la argumentación de mayor transcendencia gira entorno al régimen de responsabilidad que se le debe exigir a Google en la prestación del servicio de búsqueda de imágenes de acuerdo a lo previsto en la directiva de comercio electrónico y su transposición al derecho francés.

Google defiende que se trata de un servicio automático, en el que el listado de iconos que se facilitan se almacenan temporalmente en caché, y que por tanto, tiene la categoría de prestador de servicios de intermediación técnicos. Frente a esto, el tribunal señala, aunque no de forma clara, que la Directiva 2000/31 permite imponer a este tipo de prestadores la obligación de retirar informaciones o hacer imposible su acceso en ciertos supuestos. El art. 6-1-8º de la Ley de 21 de junio de 2004 (LCEN), que traspone al derecho francés la citada directiva, prevé que una autoridad judicial ordene a los prestadores de servicios de intermediación las medidas necesaria para prevenir un daño o hacer cesar un daño, incluyendo sistemas de supervisión específicos y temporales. En base a este artículo, y al hecho de que tanto tribunales franceses como británicos han declarado las nueves fotografías ilícitas, se determina que Google deberá retirar “de oficio” las fotografías del Señor Mosley de los resultados de la búsqueda.

En la resolución comentada, se considera lo anterior proporcionado y técnicamente posible de acuerdo a informes técnicos que se han manejado durante el procedimiento, a pesar de que Google insiste en la desproporción y el coste excesivo de esta tarea. Por otro lado, y dado que no se podría imponer indefinidamente esta tarea de vigilancia, se limita la obligación del buscador a cinco años.

Por último, como no quiero aburrirles, sólo les resaltaré que Google ha sido condenado al pago de una cantidad meramente simbólica al Señor Mosley: 1 € en concepto de daños causados más 5.000 € sobre la base del artículo 700 del Código de Procedimiento Civil.

Se trata, por tanto, de una victoria relativa para Max Mosley, ya que dentro de cinco años, sus fotografías volverán a ser indexadas.

Con esto, les dejo hasta mañana. No olviden seguirme en twitter, que me hace mucha ilusión (@AdEdictum).

No hay comentarios: