lunes, 9 de septiembre de 2013

Políticas de Privacidad (Vol. III)

Tras unas vacaciones que no han sido tan largas como merezco, he vuelto al banco de galera. Éste es mi primer post tras la rentrée, así que no esperen nada extraordinario. Desde el principio, les advierto que no estará a mi altura.

Pero dejémonos de preámbulos, que son ya las 10.30. Mi propósito de hoy es convencerles de que las políticas de privacidad no necesitan ser extensas. Por eso, les animo a leer, si aún no lo han hecho, la Opinión 10/2004, del Grupo de Trabajo del art. 29, sobre una mayor armonización de las disposiciones relativas a la información. Una de las principales conclusiones de este documento es la siguiente:

"Es necesario que los avisos sean breves, que dispongan de un número limitado de categorías de información y de texto, y que estén redactados con un lenguaje sencillo."

Así como lo leen, queridos amigos. EL GT 29 se manifiesta partidario de ofrecer la información por niveles, considerando que esto favorece la calidad de la información y su comprensión para los usuarios, y que es buena la estandarización (la utilización de avisos que sigan el mismo modelo, algo que ocurre, por ejemplo, con los carteles de videovigilancia).

En el primer nivel, se ofrecería una información sucinta y sencilla, dejando para un segundo o tercer nivel mayores detalles (redactados quizás en un lenguaje jurídico o complejo). A pesar de las protestas manifestadas por la Manoli, la idea de utilizar iconos en el primer nivel de este tipo de cláusulas informativas no resulta descabellada, siempre que los usuarios se encuentren suficientemente familiarizados con los mismos. Este sistema resultaría especialmente útil desde el momento en el que la navegación por la web se efectúa desde smartphones, en los que, a veces, resulta complicado leer texto muy extensos o hacer click en la política de privacidad que se va a aceptar al enviar un formulario.

En fin, eso es todo. Mañana, más.

3 comentarios:

Osete dijo...

Pues como entrada a algo más amplio está bien.

Creo que es algo que hay que mejorar, los avisos legales amplios no se leen.

Así que...

David González Calleja dijo...

¿Y de qué van a vivir los compañeros que venden al peso? :D

Ad Edictum dijo...

Don David, esos compañeros confunden políticas de privacidad, que son documentos internos dirigidos a sus propios usuarios que determinan obligaciones en el tratamiento de datos para su personal y recogen el compromiso de la dirección, con avisos legales, que incluyen la información que debe darse al afectado (según nuestro artículo 5 LOPD). No sé, supongo que se fijan en lo que aparece en páginas webs de empresas europeas o americanas y redactan algo similar.