viernes, 19 de julio de 2013

Todavía en julio

De aquellos polvos, estos lodos. No les voy a comentar nada más sobre protección de datos, porque me dedico a leer cosas ligeras a la espera de que llegue agosto, y con él, mis vacaciones proletarias.

Así que paso mis días entre prensa rosa (la única prensa seria) y los diarios del Capitán Scott, que marcan el carácter y levantan la moral. Ya saben: "Esforzarse, buscar, encontrar y no ceder".

Siempre me han gustado los libros de aventuras, los relatos de expediciones: Thor Heyerdahl, Heinrich Harrer, esos libros amarillos de la Editorial Juventud. Es una cosa que tengo en común con Bárcenas, aunque preferiría parecerme a él en las cuentas en Suiza  y en su facilidad para hacer amigos en la cárcel. Confieso que, en la carrera por llegar al Polo Sur, yo habría ido con Amundsen, claramente. 

No hay comentarios: