lunes, 4 de febrero de 2013

El esfuerzo desproporcionado (II)

Hoy me he levantado con las mejores intenciones, las de cerrar los asuntos pendientes de este blog, empezando por el post que dejé a medias hace unos días. Si recuerdan, andaba dándole vueltas al concepto de "esfuerzo desproporcionado", y les cité dos informes jurídicos de la Agencia. En uno, la AEPD consideraba que se trataban datos de carácter personal porque no suponía un esfuerzo desproporcionado consultar un registro público para conocer el nombre del títular de la matrícula de coche . En el otro informe, por el contrario, se decía que el número de teléfono móvil, por sí solo, no podía considerarse un dato de carácter personal.
Desde luego, saber quién es el titular de un teléfono móvil no está al alcance de cualquiera. No hay guías de teléfónos móviles (de momento), ni las compañías con las que contratamos una línea hacen públicos los datos de sus abonados. Sin embargo, en muchos casos bastaría con llamar al número en cuestión y hacer un par de preguntas para saber a quién pertenece.

La AEPD, salvo en este supuesto de los números de móviles, donde sigue la interpretación de la Audiencia Nacional, se muestra bastante estricta respecto a cuándo una información está disociada, y por lo tanto, no se considera dato de carácter personal. Así por ejemplo:

- Las referencias de localización de fincas adscritas a proyectos de economía sostenible son datos de carácter personal.
- Sustituir el nombre del paciente por un código interna o un número de historia clínica no puede considerarse un procedimiento de disociación válido.
- Publicar las listas de morosos de las comunidadides indicando el piso en lugar del nombre no evita la aplicación de la LOPD.
- Los listados que sólo incluyen domicilios también se incluyen en el ámbito de la LOPD.

En fin, como ya les comenté a algunos de Ustedes, la Agencia no ve la viga en su propio ojo cuando emite estos informes.
Ahora, me voy a dormir, que me duele muchísimo la espalda. Me reservo para mañana comentarles este post del blog de Arcadi Espada.

No hay comentarios: