miércoles, 22 de agosto de 2012

La culpa fue de Balzac

Sí, queridos lectores, la culpa fue de Balzac. Fue él quien tuvo la idea de crear la Société des Gens de Lettres (SGDL), ejemplo de casi todas las entidades de gestión de derechos de autor creadas posteriormente. No se trata de la primera asociación de artistas o escritores que se organiza para la defensa colectiva de sus derechos. En Francia, se habían constituido agrupaciones de este tipo desde 1777. Sin embargo, por las personalidades que integra y por el contexto histórico en el que se constituye, sí resultara la de mayor repercusión.

Cuando el 31 de diciembre de 1837 se celebra la primera Asamblea General de la SGDL, la novela viven su momento de máximo esplendor. Alejandro Dumas padre, primer presidente de esta asociación, es un ejemplo paradigmático de ello. Había alcanzado una fama enorme con sus folletines, no sólo en Francia, sino en todo el mundo. Como sabrán, los famosos puros Monte-Cristo llevan este nombre  como homenaje de los trabajadores de una fábrica cubana al autor de su novela favorita, que escuchaban leer mientras mientras liaban hojas de tabaco. Irónicamente, Dumas solía valerse de negros para cumplir sus compromisos con la editoriales, pero esa es otra historia.

En esta época, un novelista de éxito podía hacerse rico, y desde luego, gozaba de un prestigio enorme.

La SGDL estuvo integrada por los mejores escritores franceses: Victor Hugo, George Sand, los citados Balzac y Dumas, Maupassant y Zola, más adelante... Sólo escritores, eso sí. Aún hoy en día, la SGDL sólo admite como miembros a escritores que hayan publicado con una editorial sus trabajos (sin que sean admisibles la autoediciones).

Cuando se creó, su principal objeto era presentar un frente común de escritores para defenderse de las prácticas ilícitas de algunos periódicos que reproducían folletines en su páginas sin autorización de los autores y sin pagar por ello.

Mejor considerada en Francia que la SGAE en nuestro país, ha elaborado interesantes documentos como éste, en el que incluye recomendaciones a los escritores para negociar la divulgación de sus obras en Internet.

No hay comentarios: