martes, 15 de mayo de 2012

La basura, ese dato de carácter personal

Mientras escribo mi tesis doctoral, me he encontrado con este artículo de El País, donde se habla de la resistencia ciudadana, en distintas localidades vascas, a la implantación de un novedoso sistema de recogida de basuras puerta a puerta. Se trata de vigilar estrechamente que se cumple con las normas de reciclaje y multar a quien no lo haga. Al parecer, el contenido de las bolsas "lo revisa un “gestor autorizado” para comprobar si la clasificación está bien hecha. Y si la separación no se cumple a rajatabla, hay riesgo de recibir una multa que va de 60 a 30.000 euros en Usurbil."

Dice El País que "en Gipuzkoa se ha montado una tremenda a cuenta de las basuras. Vecinos de Zarautz (22.000 habitantes) se van a presentar ante el alcalde, Juan Luis Illarramendi, de Bildu, con 8.404 firmas que han reunido en esta localidad turística en contra del sistema (...) En Villabona (5.863 habitantes) no han sido tan civilizados. Unos desconocidos fueron a casa del alcalde, también de Bildu, y, a modo de protesta, le plantaron las bolsas de la basura en el felpudo (...)".

La basura que generamos contiene nuestra información más íntima: desde la caja vacía del Dulco-Laxo, que podría ser considerado un dato de salud, a los girones del último extracto bancario, pasando por la publicidad de entidades con las que colaboramos. En fin, examinar la basura nos permite obtener un perfil bastante exacto de su ex-propietario.

Por ello, me preocupa que no se cumpla la LOPD en su tratamiento, y me extraña que, todavía, no se haya citado a Orwell (ni a la Constitución) en relación a este asunto. Alguien malpensado diría que sólo nos preocupa lo de la web de los Mossos o la portada de La Razón. Yo sé que no es así, claro.

Buenas tardes.

7 comentarios:

María Loza dijo...

hola! en nueva york lo hacen, para multar a todo aquel que no recicle correctamente..
La verdad es que ya me veo a los profesionales del sector de los residuos haciendo cursos lopedianos..;)

Anónimo dijo...

Veo difícil que un votante de Bildu cite a Orwell. Ello requeriría que, previamente hubiera oído hablar de él. Más fácil es que se ampare en la Constitución, no sería la primera vez.

En todo caso, no puedo dejar de señalar que la democracia es un sistema magnífico que da a cada uno exactamente lo que se merece. En el caso de los ciudadanos de Zarauz, patriotas husmeando en su basura. Enhorabuena a los premiados.


Saludos
Paco

Ad Edictum dijo...

Doña María, Don Paco:

Gracias por sus comentarios.

Efectivamente, la democracia es un gran sistema que da a cada uno lo que se merece. En Grecia lo tienen desde el siglo V a.C., y no hay más que ver lo bien que les va. Y a los alemanes, les dio a Hitler, otro ecologista.

Por cierto, hoy nos perdemos nuestro documental favorito.

Saludos cordiales.

David González Calleja dijo...

En Japón las bolsas son transparentes para comprobar que la separación de residuos es correcta. Si no lo es, el operario te la devuelve a tu casa.
Al hilo de esto, yo creo que mis heces también son un dato de carácter personal, y además deberían aplicarse las medidas de seguridad de nivel medio, porque puede establecerse un perfil de mi personalidad, e incluso alto, porque hay datos de salud. Es más, también hay datos de ideología, porque hay determinados tertulianos que me revuelven las tripas, y luego todo sale por ahí.
Un saludo.

Anónimo dijo...

YO no reciclo porque no me da la gana. Bueno y porque mi mujer dice que el cubo de reciclaje no le hace juego con la cocina.
Ante tal acto de insumision basurera, siempre le digo, no se te ocurra tirar recibos, tarjetas de credito o cualquier otro papel con tus datos que relacione esa bolsa contigo. En realidad es la unica forma que hoy por hoy tienen de pillarte. Y no me imágino al barrendero subiendo a mi piso a recoger el regalito.
Además el Señor Gallardon volvió a poner la tasa de basuras, por la que pago. Así que, que reciclen él y la mujer de Aznar.

Anónimo dijo...

YO no reciclo porque no me da la gana. Bueno y porque mi mujer dice que el cubo de reciclaje no le hace juego con la cocina.
Ante tal acto de insumision basurera, siempre le digo, no se te ocurra tirar recibos, tarjetas de credito o cualquier otro papel con tus datos que relacione esa bolsa contigo. En realidad es la unica forma que hoy por hoy tienen de pillarte. Y no me imágino al barrendero subiendo a mi piso a recoger el regalito.
Además el Señor Gallardon volvió a poner la tasa de basuras, por la que pago. Así que, que reciclen él y la mujer de Aznar.

Ad Edictum dijo...

Buenas tardes:

Gracias por sus comentarios.

A mí esto de andar mirando en la basura ajena me parece más intrusivo que colocar cámaras de videovigilancia. Desde luego, lo que no me gustaría es tener que dar explicaciones a un gestor o gestora contratado o contratada por el señor alcalde o señora alcaldesa de un municipio gobrenado por Bildu.

Saludos.