lunes, 2 de enero de 2012

Empezamos el año con los derechos ARCO

El primer post del 2012 está dedicado a un tema ya clásico entre los amantes del género lopedé: los derechos ARCO.

Les he seleccionado dos resoluciones de lo más pintonas.

La primera se corresponde con un procedimiento de tutela de derechos, concretamente, como diría Torres-Dulce, con un ejercicio del derecho de oposición no atendido.

El interesado, sin duda un idealista de los que montan guardia debajo de la botella de Tío Pepe, se dirige al INE para ejercer el derecho de oposición al tratamiento de sus dato. Solicita que no sean utilizados para remitirle propaganda electoral, indicando lo siguiente:

“no quiero que los partidos políticos tengan mis datos, porque la propaganda pública es un gasto público que se debe ahorrar.”

Cuando el Instituto Nacional de Estadística deniega su petición, recurre a la AEPD, que vuelve a denegarla.

Esta resolución resultará de interés para todos los que se preguntan si los partidos políticos cumplen la LOPD cuando les remiten propaganda electoral a sus domicilios. También tranquilizará a aquellos que piensan que sus datos figuran en listas de asociaciones judeo-masónicas o filonazis, puestas a disposición de los partidos de extrema izquierda o derecha.

Desde aquí animo a todos los heterodoxos, rebeldes e inconformistas a sumarse a esta noble iniciativa, y a ejercer en masa el derecho de oposición frente al INE. ¡Háganse oir! Es mejor que el Estado gaste el dinero público en trámites administrativos que en propaganda electoral.

La segunda resolución también les parecerá interesante. Se la deberían leer a sus clientes antes de que se vayan a la cama, para que vayan cogiendo miedo a la AEPD.

Se trata una multa de 6.000 € que tiene su origen en un procedimiento de tutela de derechos. Un particular ejerció su derecho de cancelación frente a una empresa, que no respondió a su solicitud. El interesado recurrió en tutela, determinando la Agencia que procedía estimar su petición y requiriendo al responsable del fichero para que cancelara los datos y emitiera el correspondiente certificado.

Al parecer, el responsable del fichero nunca se puso en contacto con el interesado para emitir la certificación de cancelación, y éste, denunció los hechos a la AEPD, que acabó abriendo procedimiento sancionador.

Y así es como la falta de un simple trámite (un certificado) desembocó en el pago de una multa de 6.000 €. Debo decir que, en este caso, el responsable del fichero demuestra una dejadez propia de las Administraciones Públicas, y que ni se molesta en presentar Alegaciones ante la AEPD.

3 comentarios:

fjavier_sempere dijo...

¡Yuhuu! Ya estoy aquí y google ya tiene mis datos (yo creo q ya los tenías...).

Interesante lo del derecho de oposición para no recibir bazofia electoral.

Alguien dijo en twitter que para cuando una lista robinson para este fin.

Ad Edictum dijo...

Gracias por su comentario, Sr Sampere.

Por fin, he conseguido darle acceso. Ahora Google ya sabe que forma parte de un grupo de revolucionarios de la lopedé muy peligrosos.

Anónimo dijo...

Muy interesante... de veras... Y además, creo que la Agencia, como cuando quiere -demasiadas veces, quizá-, no entra en el fondo de la tutela -en esta ocasión-... En mi humilde opinión, una cosa es que los representantes de las candidaturas puedan obtener una copia del censo (igual que yo de las páginas blancas) y otra muy distinta que si "un señorito" que figura en dichas páginas blancas me ejerce su derecho de oposición con una argumentación sólida, como parece ser el caso, la AEPD me diga que con contestar expresamente "desesteminado la petición" esté todo resuelto ¿no?...
Hay que ver qué fácil son las cosas algunas veces...

Gracias por su entrada.... Lástima que sea codificada, jejejejeje...

La enlazo en una que publico hoy, pero me temo que muchos de mis lectores "solo tendrán contratado el paquete básico" y se quedarán con ganas de leer del "premium"... ;)

@LuisSalvadorMon