jueves, 19 de mayo de 2011

La reforma del régimen sancionador de la LOPD

Es un tema que no les había comentado en detalle. No crean, no lo voy a hacer ahora tampoco. Sólo compartiré con Ustedes algunas conclusiones.

Si se fijan, la intención del legislador con esta reforma ha sido que la mayor parte de los procedimientos sancionadores que se abran sean por infracciones graves. Esta categoría comprende (si no me equivoco porque cito de memoria, y no me voy a levantar ahora a mirarlo) 12 conductas, frente a las tipificadas como leves y como muy graves, que sólo son 4 para cada grupo.

Es cierto que dos infracciones frecuentes en la práctica se consideran leves (la falta de información en la recogida de datos y la inexistencia de contrato entre encargado y responsable del fichero, que pasa a tener su propio tipo, y ya no recibirá el mismo trato que una cesión), pero la infracción estrella sigue siendo grave: tratar datos sin consentimiento del afectado.

No sé si es acertado decir "sigue siendo", porque todos sabemos que aquellos émulos de Alonso Martínez que redactaron el antiguo artículo 44 de la LOPD no contemplaron como infracción tratar datos sin consentimiento del interesado, en los casos en que no fuera expreso o expreso y por escrito. Por este motivo, cuando se recababan datos ((no comprendidos en el art. 7 de la LOPD) sin consentimiento del afectado, se aplicaba el antiguo 44.3.d). Este precepto rezaba como sigue:

"d) Tratar los datos de carácter personal o usarlos posteriormente con conculcación de los principios y garantías establecidos en la presente Ley o con incumplimiento de los preceptos de protección que impongan las disposiciones reglamentarias de desarrollo, cuando no constituye infracción muy grave".

Como ven, la tipificación de la conducta infractora daba pie tanto para multar a quien enviaba publicidad a un señor sin su autorización, como para abrir un procedimiento sancionador a Hitler por el Holocausto Judío.

Desde luego, las infracciones muy graves las vamos a ver poco, salvo en sectores muy concretos que traten datos especialmente protegidos. No creo que las Transferencias Internacionales de Datos den lugar a la apertura de procedimientos sancionadores (por vergüenza torera de la Agencia, que sabe que el caos que ha sembrado en este tema).

En fin, si a esto que les comento añadimos los nuevos criterios para graduar las sanciones, lo más seguro es que pocas multas pasen de los 40.000 euros (se aplicará la multa mínima de las infracciones graves en un gran número de supuestos).

Ahora les dejo, que me duele la espalda. Buenas noches.

2 comentarios:

Osete dijo...

Pues en estas andaba yo viendo el salvame y me he dicho vamos a ver que hay de nuevo por el blog y me encuentro con su post, del cual voy a disentir en parte. Si acepto que la modificación ha hecho que el tipo "general" de la sanción sea el grave (que ha bajado su cuantía mínima) pero lo que va a hacer es que sean todas o casi todas graves y la cantidad a aplicar superará esos 40mll€ sino al tiempo. Sobre las TI llegará en día en el que algún hindú o centroamericano, le de por hacer una copia de las bases de datos de su cliente europeo para trabajar en casa para llegar a objetivos y...cáspita, si se han filtrado datos...ese día la Agencia entrará con el mazo de la LOPD en ristre a hacer sangre (y caja).

Ad Edictum dijo...

Puede quE tenga Usted razón en cuanto a lo de las Transferencias Internacionales de Datos (un problema de robo de datos o de perdida de datos de los que salen en prensa y el exportador esta perdido), pero yo creo que la reforma del régimen sancionador va a ser beneficiosa. Creo que se han incluido criterios para rebajar las multas que premian a las empresas diligentes o a las cometen incumplimientos puntuales. Además, las pymes y las empresas medianas, tendrán multas más proporcionales a su volumen de negocio. En definitiva: que paguen los que abusan y estiran la LOPD en sus campañas de marketing o en el trato al cliente...Ya sabe a quien me refiero. Sinceramente, me parece lo justo.
Eso sí, veremos como se aplica todo en la práctica. Parece que Monsieur le Directeur está enfadado por cómo se ha aprobado esta reforma...