martes, 29 de marzo de 2011

Varios

Por motivos ajenos a mi voluntad, me he visto en la obligación de ponerme al día en materia de prueba electrónica. No existen muchos libros sobre este particular. Entre las recientes, les destaco dos:

- ILLÁN FERNÁNDEZ, José M.: La prueba electrónica, eficacia y valoración en el proceso civil. Aranzadi. Madrid, 2009

- ABEL LLUCH, Xavier y PICÓ I JUNOY, Joan: La prueba electrónica. J.M. Bosch. 2011. La editorial Bosch está publicando una colección de monografías sobre aspectos procesales de la prueba de lo más prometedora.

Lo que sí ha supuesto un hallazgo de interés es el libro sobre el derecho de rectificación de Pedro FARRÉ LÓPEZ, doctor en Derecho Constitucional y profesor en distintas universidades, entre ellas el CEU - Luis Vives. Para muchos, el autor es “el enemigo” porque ocupa el cargo de Director de Relaciones Institucionales de la SGAE. Sin embargo, debo decir que lo que he leído hasta ahora de este trabajo me gusta: resulta muy claro y bien documentado. Tengo pendiente dedicar un post a esta monografía en la sección “Libro del Mes”.

También me he comprado La Política en la Era de Internet de Ramón COTARELO, que no es un libro jurídico, pero incluye algunos capítulos interesantes para mi tesis doctoral (sí, no la he terminado todavía, pero estoy en ello).

Por último, un par de links para estar al día:

- Lo primero, link al B.O.E. donde aparece el auto de inadmisión del recurso presentado por la AEPD contra la resolución de los Libros Bautismales.

- En segundo lugar, un artículo que les resultará de interés a aquellos que asesoren a clientes de alto riesgo. Aquí pueden encontrar un dossier sobre seguros de responsabilidad LOPD (existen, aunque no son frecuentes).

- Por último, lean esta noticia, por si en algún momento, con tanto hablar de derecho al olvido, se les había ocurrido exigir algún tipo de responsabilidad civil por publicar datos en Boletines Oficiales.

1 comentario:

David González Calleja dijo...

En cuanto a los seguros, además de discrepar en muchas de las afirmaciones del autor del dossier (pero que no tengo ni tiempo ni ganas de rebatir), lo más importante es leerse las condiciones de las pólizas: en la práctica la aseguradora no pagará nunca (o al menos, no estará obligada a pagar nunca).