lunes, 21 de marzo de 2011

El rafita del Spam y otros cuentos para no dormir (II)

Antes de irse a dormir, tengo para Ustedes otro cuento de terror.

Érase una ancianita de 65 años, que vivía sola en su pisito. Como no tenía ninguna nieta que le llevara comida en una cestita, ni estaba dispuesta a irse de este mundo antes de lo previsto, decidió instalar distintos sistemas de alarmas para proteger su vivienda, situada en la primera planta del inmueble. Una asociación de vecinos bienpensantes descubrió que en el balcón de la pobre mujer existía una cámara enfocada a la calle, y ni cortos ni perezosos, lo denunciaron a la Agencia.

Monsieur le Directeur, lejos de archivar las actuaciones por tratarse de una actividad personal o doméstica, abrió procedimiento sancionador. Finalmente, como no podía ser de otra forma, éste fue cerrado sin multa para la denunciada, pero con una clara advertencia:

"En el supuesto presente, no existe constancia de que la cámara instalada en el balcón de la denunciada funcione y capte imágenes de personas, por lo que de acuerdo con los principios de presunción de inocencia, que impide imputar una infracción administrativa cuando no se haya obtenido y acreditado una prueba de cargo acreditativa de los hechos que motivan la imputación o de la intervención en los mismos del presunto infractor, e “in dubio pro reo”, que obliga en caso de duda respecto de un hecho concreto y determinante a resolver dicha duda del modo más favorable al interesado, por lo que procede proponer el archivo las presentes actuaciones.

No obstante, resultaría plenamente fundada la imposición de una sanción si en el futuro continuara ubicada las cámaras en el citado balcón, pues tal circunstancia podría constituir prueba indiciaria suficiente para determinar que la citada cámara que enfoca a la vía pública capta imágenes de las personas que transitan por ellas y enervar el principio de presunción de inocencia, pudiendo imputarse la comisión de las infracciones que resulten de la aplicación de la LOPD que podrían ser sancionadas de conformidad con el régimen sancionador previsto en la citada Ley.

De tal manera que aunque en este procedimiento se proceda al archivo de la infracción imputada, por los motivos ya expuestos, eso no le habilita para mantener la instalación de la videocámaras que enfoca a la vía pública en el inmueble mencionado.

Por lo tanto, deberá adecuar dicha instalación a la normativa vigente y retirarla, de modo que, de no hacerlo así, podrá incurrir en infracciones a la normativa vigente con el resultado ya descrito."

Señores de la Agencia, ¿no les da vergüenza aterrorizar de esta forma a ancianitas indefensas? ¿No les parece torticero amenazar con que, si no se quita la cámara del balcón, van a volver a por ella, cuando Ustedes saben que es difícil defender que esta grabación se incluye en el ámbito de la LOPD?

Afortunadamente, esta pobre señora no se les ha quedado en el sitio al recibir la comunicación de que le podía caer una multa de 60.101,21 € a 300.506,05 €. Si no, tendrían una muerte sobre sus conciencias.

Para los valientes: El texto completo de la resolución se encuentra aquí.

3 comentarios:

David González Calleja dijo...

Hay unos cuantos casos resueltos así por la Agencia. Me da la impresión de que tienen sospechas de que sí que había grabaciones y que el responsable las retiró a tiempo. Por eso dicen que a lo mejor les da por presumir su existencia. Eso sí, veremos cuando llegue el caso, si llega, cómo argumentan una sanción a un responsable del fichero que no lo es.

Ad Edictum dijo...

Gracias por su comentario.

Efectivamente, Sr. González. Eso lo iba a contar en el siguiente post. En mi opinión, la Agencia sabe que considerar incluidos dentro del ámbito de la LOPD este tipo de grabaciones no se sustenta. Abre estos procedimientos y los archiva consciente de que si se recurren, se ganan. Pero claro, es mejor decir que hay presunción de inocencia y que no se localizan grabaciones, etc, etc, que decir que tener que recular sobre lo ya dicho en la fastuosa guía de videovigilancia. Además, ya se ha sancionado en alguna ocasión por casos similares... En fin, lo dejo para el siguiente cuento de terror.

Por cierto, enhorabuena por su nuevo blog en Lex Nova.

La Dirección de Ad Edictum.

David González Calleja dijo...

Esperaremos ansiosos el próximo cuento de terror, entonces. Me guardo los comentarios para entonces.
Gracias por su felicitación.