domingo, 7 de noviembre de 2010

Un caso de libro de cybersquatting

Los amantes de la coctelería están de enhorabuena. Comprenderán por qué cuando lean esta resolución del Centro de Mediación y Arbitraje de la OMPI, que permite a la que la compañía francesa Rémy Cointreau of Cognac conseguir el dominio "cointreau.co". Éste había sido registrado por un ciudadano Chino, de nombre Luke Skywalker (no sé si les suena).

El panelista único, Señor Richard G. Lyon, no tuvo muchas dudas a la hora de decidir la transferencia del dominio al reclamante. En primer lugar, la compañía Rémy Cointreau es titular de la marca "Cointreau" en distintos países, entre ellos China (Hong Kong), lugar de residencia de la persona que registró el dominio. Además, el demandado, que ni siquiera se molestó en presentar alegaciones, había alojado en la dirección objeto de disputa una página web de las denominadas "de aparcamiento", en la que aparecían distintos anuncios a bebidas alcohólicas, además de una nota en inglés donde se ofertaba la venta del nombre de dominio.

Teniendo en cuenta lo anterior, el panelista da por probada la mala fe del demandado y afirma que se trata de un caso de libro de cybersquatting. Probablemente, a la compañia Rémy Cointreau le habría salido más barato comprar que acudir a la OMPI, pero este tipo de decisiones tiene el peligro de crear un precedente y fomentar el registro ilicíto de dominios. Los tiempos en los que se podía hacer negocio registrando como nombres de dominio de marcas conocidas terminaron hace años.

No hay comentarios: