domingo, 21 de noviembre de 2010

Los "despidos Facebook"

A finales de 2008, tres trabajadores de ALTEN fueron despedido por "incitar a la rebelión" contra la Directora de Recursos Humanos, animando a sus compañeros a "hacer la vida imposible" a la jerarquía de la empresa. Esto no sería una noticia si no hubieran hecho tales comentarios en Facebook, desde sus casas, un sábado por la tarde en el que los tres coincidieron conectados a la red social.

Alguno de sus contactos en Facebook (los periódicos no indican quién ni por qué motivo) denunció a los trabajadores a la dirección de la compañía, que consideró que habían cometido una falta grave. 

Los despedidos argumentaban que habían expresado sus opiniones en un ámbito estrictamente privado. Sin embargo, para la empresa ALTEN, Facebook es una red social abierta, y los tribunales franceses le han dado la razón. Al parecer sus perfiles no estaban restringidos y podían ser vistos por los "amigos de sus amigos".

Tras dos años de negociaciones y litigios,  el "Conseil des Prud'hommes" (órgano judicial de lo social) de Boulogne-Billancourt dictó sentencia el pasado jueves. Uno de los trabajadores no estaba presente en el juicio porque en este tiempo había llegado a un acuerdo amistoso con su antiguo empleador.

La sentencia, que probablemente será recurrida, determina que la página mencionando los própositos de los trabajadores constituye un medio de prueba lícito y bien fundado para el despedido. Para el abogado de los demandantes, se está abriendo la puerta a la delación: Si en el futuro se puede despedir por lo que se comenta en Facebook, la vida privada se verá amenazada.

En un momento en el se habla tanto del derecho al olvido, y Google y Facebook se encuentran en el punto de mira de las autoridades de protección de datos europeas, los medios más influyentes han demostrado prudencia al llamar la atención no sobre la falta de políticas adecuadas de privacidad en las redes sociales, sino sobre la necesidad de hacer un uso consciente de ellas. Los verdaderos culpables de que se produzcan casos como éste son los usuarios, no Facebook.

Jean-Marc Manach, autor del blog BUG BROTHER, se pregunta cómo se puede llevar una "vida privada" cuando todo se hace a la vista de miles de personas, de "amigos" que no se conocen personalmente. Noten que llega a la misma conclusión que el Grupo de Trabajo del art. 29, cuando señala, en el tan criticado dictamen 5/2009, que un gran número de contactos en una red social "puede indicar que no se aplica la excepción doméstica y el usuario podría entonces ser considerado como un responsable del tratamiento de datos".

La jovencísima Ministra Nathalie Kosciusko-Morizet, famosa por utilizar Internet como plataforma de comunicación con el electorado, mencionaba en su blog los "despidos Facebook", recordando que el diálogo de los trabajadores había sido transmitido al empresario por uno de los "amigos facebook" de los despedidos. "Este asunto nos recuerda oportunamente que todo dato difundido por internet se escapa a nuestro control, incluso cuando creemos que sólo podrán verlo nuestros amigos".

En la edición digital de Le Monde, un abogado especialista en nuevas tecnologías comenta el asunto ampliamente el asunto, y llega a la misma conclusión: No controlamos los datos que publicamos en Facebook. Considera que tal vez se deberían colocar advertencias como la de "Fumar mata" que aparece en los paquetes de tabaco (algo así como: "Usted va a hacer un comentario en Internet. Atención al contenido").

Esta sentencia tiene relevancia porque prácticamente no existe jurisprudencia sobre casos similares. Sólo he encontrado otro supuesto: Hace poco, en Estados Unidos, una trabajadora fue despedida por escribir en su muro de Facebook que su jefe era un enfermo mental. El motivo fue el incumplimiento de la política interna de la compañía que prohibía hablar de la empresa en las redes sociales. Al contrario que el tribunal francés, el National Labor Relations Board (NLRB), la agencia federal americana que protege los derechos de los trabajadores, determinó que un comentario en Facebook tiene un carácter privado y anuló el despido.

En fin, con los "despidos facebook" está pasando lo mismo que con los despidos por comentarios hechos en blogs, cuando éstos eran una novedad: Los primeros casos tuvieron una repercusión mundial. Ahora, la cosas se han ido normalizando y ya no se leen noticias del estilo "despedido por criticar en su blog a un jefe". Algunos tardaron en comprender que lo que se escribía en un blog podía ser leído y encontrado por cualquiera, y dejaba de pertenecer a la esfera íntima de la persona. Los tres trabajadores franceses, como se suele decir, han pagado la novatada.

4 comentarios:

alfonso dijo...

Internet, las redes sociales y las relaciones laborales creo que es un tema apasionante como complicado.

La primera reflexión que hago es acerca de quien añadimos como amigo en una red social..deberíamos plantearnos un facebook personal y otro profesional???
Añadir una persona es abrile tu privacidad, vease art. 18 de la CE, permitirle tener acceso a datos personales, familiares, fotos de tu esfera privada. ¿un compañero de trabajo debe tener acceso a ella?.. creo que depende de cada persona y el límite que quiera establecer.

En relación con el contenido de los comentarios, cada persona debe ser responsable de los comentarios que hace y a quien se los hace.

¿Se debe considerar prueba lícita el comentario hecho en facebook como base de un despido? ¿Se puede aplicar el principio de proporcionalidad(aplicado en la jurisprudencia sobre despidos por uso abusivo de internet)??

Igual son muchos interrogantes para un domingo a las 16:10... pero creo que con el tiempo... la jurisprudencia y con la ayuda de los lectores de este blog alguno se pueden responder.

Un saludo,

Don Alfonso

Osete dijo...

Cuanta razón hay en ésas afirmaciones, creo que esto se irá aclarando cuando los usuarios de éstas redes sociales sepan el uso que se debe dar a cada una de ella, me explico, si bien quieres tener una red de amistad para que una serie de amigos puedan entrar en tu ámbito privado, usa fecebook o similares, si lo que quieres es una red empresarial, usa linkeid (o cómo se diga) y si lo que quieres es poner verde a tu empresa, házlo por medio de blogs o tweeter que no son personales.

Igualmente, no sé bajo qué precepto laboral se enmarca un despido por publicar opiniones sobre la empresa...

Ad Edictum dijo...

Estimados Socios Fundadores:

Gracias por sus comentarios.

Creo que es muy recomendable redactar políticas sobre utilización del nombre de la empresa en redes sociales y blogs.

Desde luego, cualquier empleado que escriba un blog para su empresa o en representación de su empresa en un medio debería firmar un acuerdo que regulara qué responsabilidades asume por lo que publica y si la empresa puede solicitar retirar contenidos, o incluso, si debe aprobar previamente lo que escribe.

Con esto acabará pasando como con las famosas políticas de uso de Internet y Correo electrónico.

Saludos cordiales.

alfonso dijo...

Con el fin de responder al Sr. Osete, en algunos convenios colectivos que he leído,la falta de respeto a jefes conllevan la posibilidad de rescisión de contrato. Salvo error el precepto a aplicar sería el art. 54.2.c del Estatuto de los Trabajadores.

El problema es considerar que en el caso de que el comentario se haya hecho en un facebook de uso particular se considere prueba lícita en los tribunales de los social.

Si la ha hecho en un blog/facebook/ red interna de de la empresa creo que no merece la pena comentarlo....

Un saludo