sábado, 30 de octubre de 2010

Los principales ficheros de solvencia patrimonial y crédito (II)

Antes de entrar en materia, permítanme recomenarles dos lecturas de interés:

La primera es una entrevista con el Señor Ricard Martínez, de la Agencia Española de Protección de Datos, que publican en La Nueva España y que lleva por título "Internet no es gratis, las redes sociales se benefician de nuestros datos".

En segundo lugar, se ha dictado otra sentencia sobre responsabilidad de prestadores de servicios de la Sociedad de la Información (¡qué mes llevamos!). La comentan en El Mundo.

Y ahora, sin más preámbulos, pasemos a comentar más aspectos de interés sobre los "ficheros de morosos".

En el primer post de esta serie, les hablé de los que son, probablemente, los dos ficheros de morosos más conocidos: el RAI y el ASNEF. El primero de ellos, si recuerdan, sólo incluía información de personas jurídicas y es titularidad del Centro de Cooperación Interbancaria, aunque su gestión se realiza con la colaboración de Experian Bureau de Crédito.

Esta última entidad es, además, responsable de un fichero de morosos con datos de consumidores: el fichero BADEXCUG. Pueden consultar la información relativa a la inscripción del fichero BADEXCUG en el Registros de la AEPD aquí.

Debo decirles que la página de EXPERIAN incluye una sección expresamente dedicada a los consumidores que pudieran haber sido incluidos en su fichero. Entra otras cosas, facilita una explicación muy clara y sencilla sobre cómo ejercitar los derechos ARCO:

"Experian Bureau de Crédito dispone de un departamento exclusivamente dedicado a atender las reclamaciones y solicitudes de los consumidores, y en particular, a hacer efectivos los derechos que la ley reconoce a los titulares de datos personales.

Para ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación u oposición podrá dirigir una solicitud por escrito a la siguiente dirección:

Fichero BADEXCUG Apartado de Correos 1188 - 28108 Alcobendas (Madrid).

Es imprescindible que la solicitud vaya firmada personalmente por el afectado, y que se acompañe fotocopia del DNI o documento equivalente. La exigencia de estos requisitos se deriva no sólo de la obligatoriedad de cumplir la normativa vigente, sino de la necesidad de salvaguardar la confidencialidad de los datos del Bureau, de forma que no se suministre información a persona distinta del propio interesado.

Además, es necesario que, en su caso, se acompañe a la solicitud documentación acreditativa de la petición formulada (por ejemplo, documentos relativos al pago de la deuda, etc.).

Los datos contenidos en los ficheros son personales y confidenciales y no se pueden suministrar por teléfono."

Existen más ficheros de morosos, de los que les iré hablando en sucesivas entregas. En nuestro siguiente post comentaremos el fichero CIRBE, del Banco de España, que cuenta con una régimen de funcionamiento específico.

4 comentarios:

Osete dijo...

Muchas gracias por la introducción al tema de referencia, que resulta, por lo menos, interesante (y eso que la Ley solamente le dedica un artículo-el 29).
Me surge una cuestíón, y es saber si una vez he cancelado la deuda con el banco, esta acción elimina mi registro en el fichero o se mantiene como saldo cero.

alfonso dijo...

Buenos días,

En mi opinión, la entidad financiera debe solicitar la cancelación de la inscripción a los ficheros y no se debe mantener como saldo cero.

No sé que opinareis....

Alfonso

Ad Edictum dijo...

Estimado Señor Osete:

Muy bien traida su pregunta.

Desde la aprobación del nuevo reglamento, el dato debe ser inmediatamente cancelado:

"Artículo 41. Conservación de los datos.

1. Sólo podrán ser objeto de tratamiento los datos que respondan con veracidad a la situación de la deuda en cada momento concreto.

El pago o cumplimiento de la deuda determinará la cancelación inmediata de todo dato relativo a la misma.

2. En los restantes supuestos, los datos deberán ser cancelados cuando se hubieran cumplido seis años contados a partir del vencimiento de la obligación o del plazo concreto si aquélla fuera de vencimiento periódico."

ASNEF recurrió el art. 41 en sus apartados 1 y 2, declarando la sentencia del Tribunal Supremo de 15 de Julio de 2010, que no cabe objetar nada a dicho precepto. Por tanto, continua en vigor y desaparece la antigua polémica del "saldo cero".

Espero verle a Usted el viernes día 5.

Un cordial saludo.

Osete dijo...

Si mi nueva situación familar me lo permite, cuente con verme la cara el próximo viernes.