domingo, 4 de julio de 2010

Sentencia del Tribunal Supremo de 18 de mayo de 2010

He leído muchos comentarios y referencias sobre la Sentencia del Tribunal Supremo de 18 de mayo de 2010 (Nº 316/2010), que resuelve un supuesto de responsabilidad de prestadores de servicios de la sociedad de la información.

En un foro gestionado por la empresa Ruboskizo, se insertó un mensaje suplantando la personalidad de un abogado, con mentarios injuriosos para su principal cliente. A pesar de que Ruboskizo retiró el comentario en cuestión, el abogado consideró que la actutud de la empresa había sido negligente. Ruboskizo fue condenada en primera instancia y en apelación, sin embargo, el Tribunal Supremo determina:

“La Ley 34/2.002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al incorporar al Ordenamiento jurídico español la Directiva, dispone – en el artículo 13, apartado 2 – que, para determinar la responsabilidad de los prestadores de servicios por el ejercicio de actividades de intermediación, “se estará a lo establecido en los artículos siguientes”, entre ellos, el 16 que, en relación con los prestadores de servicios de alojamiento o almacenamiento de datos – condición que es la de la demandada – proclama que los mismos no serán responsables por la información almacenada a petición del destinatario, siempre que no tengan conocimiento efectivo de que la actividad o la información es ilícita o lesiona bienes o derechos de un tercero susceptible de indemnización o, si es que lo tienen, actúen con diligencia para retirar los datos o hacer imposible el acceso a ellos.

En la sentencia de 9 de diciembre de 2.009 nos pronunciamos sobre la interpretación de ese artículo 16 conforme a la Directiva 2.000/31/CE, en lo referente al conocimiento efectivo, a cuya ausencia se condiciona, en uno de los supuestos, la liberación de responsabilidad de la prestadora de servicios de alojamiento por la información almacenada a petición del destinatario de aquellos.

Pues bien, la Audiencia Provincial no ha tenido en cuenta ese conjunto normativo al declarar la responsabilidad de la demandada Ruboskizo, SL. Y, por ello, no ha extraído consecuencia alguna de que dicha sociedad no conociera ni pudiera razonablemente conocer, directamente o a partir de datos aptos para posibilitar la aprehensión de la realidad, que quien le suministraba el contenido lesivo para el demandante no era él, sino otra persona que utilizaba indebidamente su nombre con el ánimo de perjudicarle; ni de que, conocedora con posterioridad de esa realidad, merced al requerimiento del perjudicado, retirase el comentario sin tacha de negligencia.”

No hay comentarios: