miércoles, 16 de junio de 2010

Varios

Gracias a Don Álvaro, he conocido un fraude lopedé del que espero no sean Ustedes víctimas. Al parecer, alguien realmente malvado se está haciendo pasar por la Agencia Española de Protección de Datos para conseguir que empresas incautas les contraten auditorías y similares. Léanlo aquí.

Por otro lado, se ha publicado ya el nuevo número de la revista “Datos Personales”, que como siempre es muy interesante en su sección de jurisprudencia. La revista menciona la presentación del Libro Principios y derechos de protección de datos personales, a la que Ad Edictum asistió. Pueden escuchar los audios del evento aquí, y tratar de encontrarme en estas fotos.

También asistí a la Jornada sobre Privacidad y Seguridad que la Agencia Española de Protección de Datos organizó en sus salones versallescos de la primera planta (por dios, cuánto espejo!!). Oí de pasada que uno de los participantes extranjeros comentaba admirado a alguien de la Agencia: “Desde luego, tenéis el mejor edificio de todas las Autoridades de Protección de Datos de Europa”. Efectivamente, sólo faltaba Isabel con una bandeja de Ferreros.

Por lo demás, mi salud sigue muy resentida,´y creo que tendré que ceder esta tribuna al Señor P. Roberts para que me sustituya una temporada.

Buenas noches.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas Ulpi, una pregunta sobre la foto, ¿os informaron u os pidieron algún tipo de consentimiento para la cesión de vuestra imagen o al ser un acto público no es necesario?

y para terminar una petición: Mejora esa salud, por Dios!!!!!

Ad Edictum dijo...

Señor Presidente:

No nos pidieron el consentimiento para aquella fotografía. En las inscripciones a estos actos, la APDCM remite una cláusula informativa indicando que los datos del participante se incluirán en un fichero blablablabla... Creo que no mencionan nada de fotografías del evento.

Evidentemente,el fotógrafo no se ocultó. Quien no quisiera salir en la foto podría haberse escondido detrás de un número de la Revista Española de Protección de Protección de Datos. Y si no lo hizo, consiente al tratamiento de su imagen.

La verdad es que el acto estuvo muy bien. En la APDCM, son realmente cordiales (a la par que eficientes), y me lo pasé piratilla.

Saludos cordiales.

Ad Edictum.