sábado, 26 de junio de 2010

Un resolución singular

He encontrado una resolución, digna de aparecer en una antología de absurdos. La cosa empieza normal: Una sección sindical denuncia a El Corte Inglés. Pero cuando empezamos a leer los hechos de la denuncia…

En fin, en un centro de El Corte Inglés hay una sala que la empresa a puesto a disposición de distintos sindicatos, y donde se comparte espacio y medios informáticos. Al parecer, un sindicalista del sindicato A encontró un pen-drive en uno de los ordenadores de uso común. El sindicalista hizo lo que cualquier persona haría en su lugar: apropiarse del pen-drive y examinar su contenido. Por lo que se ve, no pasó por su cabeza retirarlo y guardarlo en un cajón, o preguntar de quién es (y esto, a pesar de que contenía una carpeta personal de su propietaria denominada “Alejandra en mi barriguita”). Así pues, como pueden leer en la resolución:

"3. Los representantes de CC.OO informaron del hallazgo mediante escrito recibido por el Director de personal del centro de Preciados-Callao de EL CORTE INGLES el 01/02/0809.

4. Decidieron retener la memoria USB para terminar de analizarlo y aportarlo como prueba en una futura posible demanda."

Por supuesto, acabaron denunciando a El Corte Inglés en la Agencia, no al otro sindicato. Aunque la Agencia abrió procedimiento sancionador, éste acabó archivándose finalmente. Si les interesa, pueden leer el texto completo aquí.

No es el razonamiento jurídico que hace la AEPD en este caso lo que me interesa resaltarles, sino la conducta de quien recoge el pen-drive de una sala común, se dedica a ver su contenido y decide "retenerlo" ¿A nadie le parece que esto podría ser constitutivo de un delito? El pen-drive no estaba abandonado, estaba en una zona de trabajo para los representantes sindicales, donde todos se conocen (parece obvio que se trataba de un olvido), y además, contenía fotografías y ecografías privadas. En fin, les recuerdo lo que dice el art. 197.1 del Código Penal:

"El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses."

Espero sus comentarios. Buenas tardes.

No hay comentarios: