miércoles, 16 de septiembre de 2009

El timo de la loteria nigeriana y los problemas de jurisdicción

Hoy tengo para Ustedes una interesante sentencia del Tribunal Supremo que se refiere al conocido timo de la loteria nigeriana. Esta estafa consiste básicamente en enviar un correo electrónico a una persona comunicándole que ha sido agraciada con un premio de loteria en otro país y que para retirarlo debe pagar una cantidad en concepto de impuestos.

Aunque así descrito parece imposible que nadie se lo tome en serio, la estafa tiene muchas variantes y puede estar tan bien montanda que consiga engañar a personas habituadas a utilizar Internet. Por ejemplo, en ocasiones el premio lo ha recibido un tercero que intenta comprarnos algo en e-bay o algún portal similar. Paga una parte del precio y nos indica que no puede realizar el pago completo hasta que retire el premio obtenido.

En el caso objeto de la sentencia que les comento, la policía española detuvo a un grupo de nigerianos que, operando desde Málaga, habían estafado a varios ciudadanos de otros países, residentes todos ellos fuera de España. Tras ser condenados por el tribunal de primera instancia por estafa y falsedad documental, algunos recurrieron la sentencia alegando diversos motivos. El que nos interesa es el que ponía en duda la competencia de la jurisdicción española para conocer de este asunto. Vean el razonamiento del Tribunal Supremo a este respecto:

"El Recurso, en el motivo Segundo en concreto, cuestiona la competencia de los Tribunales españoles para conocer de los delitos enjuiciados, pero, al margen de la inoportunidad de plantear una cuestión semejante a través del cauce de la infracción de Ley en lugar de otros posibles planteamientos más idóneos, como la vulneración del Juez legalmente predeterminado, lo cierto es que al resultar de aplicación, para la determinación de la jurisdicción nacional competente, el principio de "ubicuidad", según el cual puede atribuirse aquella a cualquiera de los órganos territoriales de los lugares donde se cometieron actos ejecutivos del delito y en este caso, como con tanto acierto indica el Fiscal en su escrito de impugnación del Recurso, gran parte de esos actos ejecutivos de los delitos de las defraudaciones se han cometido en nuestro país, entre otros los estrictamente consumativos de los ilícitos como el hecho de quedar el dinero defraudado a disposición del sujeto activo precisamente en España, es evidente la competencia de nuestros Tribunales para conocer de este enjuiciamiento."

Si quieren leer el texto completo de la Sentencia del Tribunal Supremo 788/2009, de 12 de julio 2009, pueden hacerlo aquí.

No hay comentarios: