martes, 21 de julio de 2009

Monsieur le Directeur en su laberinto (I)

El lunes asistí con asombro a la jornada divulgativa (o lo que sea) que ofreció la FECEMD para informar sobre su reinventado servicio de Lista Robinson. Con la asistencia de Monsieur Rubí, Adjunto al Director de la AEPD, se indicó que la consulta de dicha lista, mantenida por una asociación privada, es OBLIGATORIA para todos aquellos que vayan a remitir publicidad a personas físicas que no sean sus clientes (por ejemplo, en caso de datos obtenidos de fuentes accesibles al público) por correo postal, correo electrónico, teléfono, sms y mms. También se deberá consultar para realizar publicidad por teléfono a los propios clientes.

Al parecer, esta obligación deriva del art. 49 del nuevo reglamento, dedicado a ficheros comunes de exclusión.

El servicio NO ES GRATUITO para las empresas. Sí lo es para los titulares de los datos, los afectados. A las empresas, eso sí, se les permite graciosamente la descarga de 100 registros sin pago a la Asociación. Ya me dirán para qué sirve esto.

Una guapa e inteligente señorita le preguntó a Monsiuer Rubí por qué esto era así, por qué se tenía que pagar un abono anual de alrededor de 500 euros, que si no sería más lógico que esta Lista la gestionara la propia Agencia de manera gratuita.

Monsiuer Rubí le respondió que el precio del servicio estaba orientado a costes, que utilizara la opción de los 100 registros, y que si esto era poco para los registros que manejaba su empresa en los envíos, tuviera en cuenta que nadie la obligaba a mantener una base de datos de 20.000 registros. Tampoco obliga nadie a vender coches, a construir casas, a montar una heladería...

Lean, si se encuentran con ánimo, el reglamento de esta Lista Robinson, disponible en https://www.listarobinson.es/.

Paco está indignadísimo. Y con razón.

Buenas noches.

No hay comentarios: