lunes, 6 de julio de 2009

La diferencia entre el art. 11.2.c) y el tratamiento de datos por encargo

Como sin duda saben, la LOPD dispone que la cesión de datos precisa del consentimiento del interesado salvo en los supuestos recogidos en su art. 11.2. Entre estas excepciones, se encuentra la que determina que no será necesario el consentimiento del interesado cuando la cesión "responda a la libre y legítima aceptación de una relación jurídica cuyo desarrollo, cumplimiento y control implique necesariamente la conexión de dicho tratamiento con ficheros de terceros".

Ustedes pueden pensar que no hay diferencia entre este artículo y el archicitado art. 12 LOPD, que regula la figura del encargado del tratamiento. Pues bien, hoy veremos cuándo se aplica uno y otro.

El art. 12 sólo entra en juego cuando existe un tipo concreto de acuerdo entre las partes, que se corresponde con el contrato de prestación de servicios de nuestro Código Civil (cada vez me convenzo más que hablar de outsourcing es una horterada). Además, regula exclusivamente el acceso a datos en una dirección, del responsable del fichero al encargado del tratamiento. En estos casos, la ley dice que no existe cesión (no es necesario ni informar ni recabar el consentimiento) y siempre que se firme un contrato con un contenido específico (recogido en el mismo art. 12, y al que dedicaremos nuestro siguiente post).

Frente a esto, el art. 11.2.c) no se refiere a ningún tipo de contrato en concreto. De hecho, habla de relación jurídica en general (ni siquiera sería necesaria la existencia de contrato) y no fija una dirección específica en el tránsito de los datos. Por ejemplo, imagínenese que una empresa (llamémosla A) contrata a otra para que le preste un servicio de desarrollo y mantenimiento de aplicaciones que implica el acceso a ficheros de datos personales. La empresa A firmará un contrato del art. 12 con su proveedor informático, que legitima el acceso que éste realice a las bases de datos de A. Sin embargo, A exige conocer el nombre y el cv de los trabajadores del prestador asignados al proyecto....Esa comunicación de datos no puede ampararse en el art. 12, obviamente, porque quien solicita los datos es el cliente ¿La empresa debería solicitar el consentimiento de sus trabajadores para ceder los datos? ¿Y si se niegan? En este caso, se aplica el art. 11.2.c). Se trata de una cesión de datos, pero exceptuada del consentimiento. Por cierto, de acuerdo al art. 27 LOPD, también se encuentra exceptuada de la necesidad de informar al interesado.

Así que ya ven, al final, en el caso del 11.2.c) no hay que informar ni solicitar el consentimiento, ni firmar un contrato de tratamiento de datos por encargo. Resulta mucho más sencillo.

Buenas noches.

No hay comentarios: