miércoles, 11 de febrero de 2009

Envío de publicidad por e-mail (III): El mail de la persona recomendada

Algunas empresas solicitan a sus clientes que se faciliten datos de un familiar o amigo que pudiera estar interesado en los servicios que ofrece. Generalmente, entregar dicha información se premia de alguna manera (con puntos o con un juego de cuchillos de acero inoxidable). Sé que Ustedes se preguntan por la licitud de tales prácticas. ¿Puede la empresa utilizar los datos del recomendado incluyendo un "disclaimer" que indique que quien facilita los datos declara contar con el consentimiento del titular del dato?

La respuesta es no. Lean lo que señala la Agencia Española de Protección de Datos en la Inspección Sectorial de Oficio sobre llamadas telefónicas y mensajes de telefonía móvil con fines comerciales y publicitarios (Noviembre de 2008):

“Otra técnica utilizada para la captación de nuevos clientes consiste en la realización de llamadas telefónicas a personas cuyos datos (nombre y apellidos y número de teléfono) han sido facilitados por clientes de la propia compañía. El tratamiento de tales datos, de acuerdo con lo previsto en el artículo 6 de la LOPD requiere el consentimiento de los “recomendados”, por lo que sólo en el caso de que éstos previamente lo hayan expresado cabría entender que la técnica es acorde a la Ley. En este sentido, no podrían ser utilizados tampoco los datos que hubieran sido comunicados por clientes que desean mantener su anonimato de cara a la persona recomendada, dado que no parece razonable entender que aquéllos disponen del consentimiento previo de ésta para facilitar sus datos.

Precisamente, estrategias similares adoptadas por una compañía especializada en actividades de “permission e-mail marketing” han sido recientemente sancionadas por esta Agencia, entendiendo que el envío de comunicaciones comerciales electrónicas (“spam”) a las direcciones electrónicas así obtenidas vulneraba el artículo 21 de la LSSI, al no haber sido solicitado ni expresamente autorizado dicho envío por el destinatario, cuya dirección electrónica había sido facilitada por un supuesto “familiar o conocido”, el cual sí se había inscrito en el sitio web correspondiente."

Si le ha interesado este post, lea también:

No hay comentarios: