miércoles, 25 de febrero de 2009

Citación de pacientes: Misión imposible

Razones ajenas a mi voluntad me han impedido dedicarles a Ustedes, queridos blogtores, la atención que se merecen. No obstante, hoy les recompensaré con un post a la altura de mi pluma (no hagan chistes, que ya somos adultos).

Leyendo el último número de la Revista Datos Personales, encuentro un interesante informe sobre "llamamiento a los pacientes que están citados a consulta a través de los sistemas de megafonía de un Centro Sanitario". Ustedes se preguntarán qué tiene esto que ver con la protección de datos....Piensen un poco....Sí, han acertado. Llamar por megafonía a un señor que va a hacerse una prospección urológica se considera una cesión de datos. Veamos lo que dice al respecto la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid:

"QUINTO.- La difusión por un servicio de megafonía del nombre de los pacientes y la consulta o servicio en que van a ser atendidos, al igual que la publicación del listado de pacientes citados en una consulta o la inclusión en el remite de una carta del nombre del servicio o unidad donde está siendo tratado, constituyen una cesión de datos regulada en los términos expuestos en los apartados anteriores.

SEXTO.- Atendiendo a la situación planteada y a la regulación que establece la LOPD para las cesiones de datos a terceros, al no ser de aplicación las excepciones contenidas en el apartado 2 del mencionado artículo 11 de la LOPD, debe requerirse el consentimiento de cada una de las personas cuyos datos pretendan divulgarse o exponerse, condición indispensable para poder proceder a su difusión por megafonía o inclusión en el listado, o carta, que se expondrá en lugar accesible para terceros.

Conforme a lo especificado en el artículo 11.3 de la LOPD, además, será nulo el consentimiento para la comunicación de los datos de carácter personal a un tercero, cuando la información que se le facilite al interesado no le permita conocer la finalidad a que destinarán los datos cuya comunicación se autoriza o el tipo de actividad de aquel a quien se pretenden comunicar.

Aún cuando el tratamiento de los datos de los pacientes por los profesionales sanitarios, las instituciones y los centros sanitarios públicos y privados, está legitimado, pudiendo realizarse amparándose en el consentimiento presunto por parte del interesado, que se presume existe cuando es el paciente el que voluntariamente acuda a ellos o hayan de ser tratados en o por los mismos, esta legitimación no exime de la necesidad de facilitar la información previa al paciente acerca del tratamiento que se va a realizar con sus datos, de la finalidad de la recogida de los mismos y, especialmente, de los destinatarios de la información.

SÉPTIMO.- Los interesados a los que se soliciten datos personales, en cumplimiento de lo establecido en el artículo 5 de la LOPD, deberán ser previamente informados de modo expreso, preciso e inequívoco: a) de la existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal, de la finalidad de la recogida de los éstos y de los destinatarios de la información (en el supuesto analizado, especialmente, su divulgación por megafonía o exposición en la puerta de la consulta); b) del carácter obligatorio o facultativo de su respuesta a las preguntas que les sean planteadas; c) de las consecuencias de la obtención de los datos o de la negativa a suministrarlos; d) de la posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición (regulados en la LOPD); y e) de la identidad y dirección del responsable del tratamiento o, en su caso, de su representante.

OCTAVO.- Por último, respecto al consentimiento necesario para poder proceder a la comunicación de datos a terceros, el artículo 11.4 de la LOPD establece que el consentimiento para la comunicación de los datos de carácter personal tiene también un carácter de revocable, por lo que el interesado podrá manifestar en cualquier momento su negativa a la comunicación o cesión de datos a terceros.

En conclusión, analizado el marco normativo vigente, para poder proceder a la divulgación por megafonía del nombre de los pacientes para ser atendidos en una determinada consulta o servicio, sería necesario, cuando menos, haberlos informado previamente de ese hecho y que no hayan manifestado su oposición al mismo. En ningún caso podrá presumirse la existencia de consentimiento presunto si no se ha cumplido previamente la obligación de informar que impone el artículo 5 de la LOPD.

Aún cuando se cumpla el deber de información y de obtención del consentimiento, deberá arbitrarse el procedimiento para poder excluir del sistema de aviso por megafonía, o de la relación a exponer, a aquellas personas que expresamente hayan manifestado su deseo de no ser llamados de tal forma, o figurar en la mencionada relación, sin que ello pueda condicionar, en forma alguna, la prestación del servicio que demanden."

Réfléchissons, que diría el fauno mallarmeano.

Buenas noches.

No hay comentarios: