miércoles, 12 de noviembre de 2008

Envío de publicidad por e-mail (I): Consideraciones previas

Comenzamos hoy una nueva serie de posts en la que les explicaré las reglas básicas para el envío de publicidad a través de correo electrónico. Antes de entrar en materia, me gustaría aclarar dos puntos que considero importantes:

1º. No nos referiremos exclusivamenete a la normativa de protección de datos. También analizaremos las disposiciones contenidas en la LSSICE, norma que se aplica tanto a personas físicas como a personas jurídicas. Destierren Ustedes de su cabeza la idea de que si un e-mail no se relaciona fácilmente con una persona, y por tanto, no tiene la consideración de dato de carácter personal, puede utilizarse libremente con fines publicitarios.

2º. Internet no es una fuente accesible al público. Los correos electrónicos que aparecen en páginas web corporativas o en blogs como el mío, aunque se encuentren accesibles a cualquiera, no pueden usarse para remitir publicidad sin consentimiento del interesado bajo la excusa de que han sido obtenidos de una fuente accesible al público. La Agencia señala claramente en su reciente Informe Jurídico 342/2008:

"La definición de fuentes accesibles al público se contempla en el al artículo 3 j) de la Ley Orgánica 15/1999, son fuentes accesibles al público "Aquellos ficheros cuya consulta puede ser realizada por cualquier persona, no impedida por una norma limitativa, o sin mas exigencia que, en su caso, el abono de una contraprestación. Tienen la consideración de fuentes de acceso público, exclusivamente, el censo promocional, los repertorios telefónicos en los términos previstos por su normativa específica y las listas de personas pertenecientes a grupos de profesionales que contengan únicamente los datos de nombre, título, profesión, actividad, grado académico, dirección e indicación de su pertenencia al grupo. Asimismo, tienen el carácter de fuentes de acceso público, los Diarios y los Boletines oficiales y los medios de comunicación".

Este artículo debe de complementarse con lo dispuesto en el artículo 7 del Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre por el que se desarrolla la Ley Orgánica 15/1999 donde establece que "1. A efectos del artículo 3, párrafo j) de la Ley Orgánica 15/1999, se entenderá que sólo tendrán el carácter de fuentes accesibles al público:

a) El censo promocional, regulado conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre.
b) Las guías de servicios de comunicaciones electrónicas, en los términos previstos por su normativa específica.
c) Las listas de personas pertenecientes a grupos de profesionales que contengan únicamente los datos de nombre, título, profesión, actividad, grado académico, dirección profesional e indicación de su pertenencia al grupo. La dirección profesional podrá incluir los datos del domicilio postal completo, número telefónico, número de fax y dirección electrónica. En el caso de Colegios profesionales, podrán indicarse como datos de pertenencia al grupo los de número de colegiado, fecha de incorporación y situación de ejercicio profesional.
d) Los diarios y boletines oficiales.
e) Los medios de comunicación social.

2. En todo caso, para que los supuestos enumerados en el apartado anterior puedan ser considerados fuentes accesibles al público, será preciso que su consulta pueda ser realizada por cualquier persona, no impedida por una norma limitativa, o sin más exigencia que, en su caso, el abono de una contraprestación."

Ambas definiciones tienen una enumeración taxativa respecto a lo que cabe considerar como fuentes accesibles al público, lo que impide que consideremos a las páginas web como fuentes accesibles al público. Por ello, para tratar la información contenida en dichas páginas debería de obtenerse el consentimiento de los afectados. "

Con estas reflexiones, les dejo hasta mañana.

No hay comentarios: