lunes, 24 de noviembre de 2008

Diferencia entre cesión y licencia

El Fundamento Jurídico Tercero de la Sentencia núm. 363/2006, de 14 junio, de la Audiencia Provincial de Zaragoza, nos indica lo siguiente en relación a la diferencia entre "cesión" y "licencia":

"En este procedimiento nos enfrentamos a la tensión entre unos derechos difíciles de aquilatar en su comprensión, puesto que necesitan de categorías intelectuales diferentes a las clásicas utilizadas en la configuración de los derechos materiales. Es el ámbito propio de la propiedad intelectual e industrial, que recaen sobre "bienes inmateriales", que ocupan hoy en día una parte fundamental de la actividad económica. La gran y trascendental diferencia entre los bienes materiales y los inmateriales es que éstos, al ser ilimitadamente reproducibles, poseen autonomía respecto a sus creadores y puedan ser poseídos simultáneamente por un número ilimitado de personas. De esta manera, la protección del titular de un derecho sobre un bien inmaterial está representado, en su más amplio nivel, por la garantía a la "explotación exclusiva", con la consiguiente prohibición a los demás de la utilización o explotación de ese bien inmaterial, en la medida en que ese uso no le sea concedido por el titular de ese derecho sobre el bien inmaterial de que se trate.

Surgen así los conceptos de "cesión" y "licencia" en el ámbito de las propiedades intelectuales e industriales. El primero haría referencia a la transmisión de la titularidad sobre el derecho y la segunda puede entenderse como el "derecho a usar o explotar el objeto protegido por la propiedad industrial o intelectual, a cambio (generalmente) de unas determinadas contraprestaciones". Se trata, pues, de negocios jurídicos con sus evidentes especialidades, pero en absoluto desvinculados de las reglas generales de las obligaciones y contratos de nuestro Código Civil.

Así, en el caso concreto que hoy nos ocupa el hecho central objeto de controversia es, precisamente, el posible abuso de las licencias contratadas y de determinados programas de ordenador o "software". Se entiende por tal genéricamente un "programa de ordenador", aunque, siguiendo las Disposiciones Tipo de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), el software está compuesto por tres elementos: el programa de ordenador, la descripción del programa y el material de apoyo.

Distinguiéndose dos tipos de programas: los de "explotación", que están ligados al funcionamiento de la máquina, son los denominados "sistemas operativos" y que generalmente están instalados en el propio ordenador y los programas de "aplicación", que sirven para satisfacer las variadas necesidades de los usuarios. Dentro de éstos aún habría que distinguir entre los "paquetes de software", aquéllos que sirven para un número elevado de usuarios y los "programas específicos", que responden a las necesidades de un usuario concreto.

En nuestro caso estaríamos ante programas de "aplicación", desconociendo con certeza si se trata de un software genérico para empresas o específico para "SXXXXX". En todo caso, lo que se pretende proteger por la legislación específica (nacional e internacional) son las importantes inversiones que las compañías creadoras del "software" realizaban para inventar aquellos programas, en ocasiones fácilmente reproducibles. De tal manera que se pretende dotar de medios jurídicos (amén de las técnicas que puedan aplicarse) para que el titular del derecho pueda controlar la explotación y distribución de su propiedad intelectual.

En España se ha optado por la vía de la Propiedad Intelectual (derecho de autor), aunque es un tema en discusión el relativo a su posible protección a través del derecho de patentes."

No hay comentarios: