lunes, 13 de octubre de 2008

¿Cuándo se pueden enviar correos electrónicos publicitarios a personas jurídicas?

Hoy en el trabajo he tenido dos consultas sobre este tema y ya no sé cómo explicar que aunque el e-mail no pertenezca a una persona física no se puede utilizar para remitir publicidad (por ejemplo, los típicos buzones informacion@empresa.bbb que aparecen en todas las páginas web).

Si la empresa en cuestión es su cliente, y siempre que hubiera obtenido el correo electrónico lícitamente, podrá remitirle información sobre productos y servicios de su propia empresa relacionados con los que su cliente hubiera contratado. En todo caso, habrá que habilitar un procedimiento que permita oponerse al tratamiento de manera sencilla y gratuita, de ahí que muchos e-mails de publicidad contengan una leyenda del tipo: "Si no desea recibir más nuestro boletín pinche aquí".

En el resto de los supuestos, de acuerdo al artículo 38 de la LSSICE, el envío de publicidad por mail no autorizada o previamente consentida podría ser constitutivo de una infracción leve o grave:
  • Es infracción leve “el envío de comunicaciones comerciales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente cuando en dichos envíos no se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 21 y no constituya infracción grave”. Está sancionada con multa de hasta 30000 euros.
  • Es infracción grave “el envío masivo de comunicaciones comerciales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente o el envío, en el plazo de un año, de más de tres comunicaciones comerciales por los medios aludidos a un mismo destinatario, cuando en dichos envíos no se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 21”. Está sancionada con multa de 30.001 hasta 150.000 euros
¿Qué significa que el correo se haya obtenido lícitamente? En mi opinión, supone que el correo habrá de haberse facilitado como dirección de contacto entre las partes. Supongamos que un cliente pone copia de un correo que le envía a dos directores de departamento para que tengan constancia de su contenido. No sería lícito utilizar los e-mails de esas personas puesto que se han conocido en una circunstancia concreta y para una finalidad determinada. Enviarles publicidad podría fácilmente constituir una vulneración de la LOPD.

¿Y qué pasa con los datos de las personas de contacto que quedan fuera del ámbito objetivo de aplicación del nuevo reglamento sobre protección de datos? ¿Se sancionan de acuerdo a la LOPD o a la LSSICE? Considero que ésta resulta una conducta sancionable de acuerdo a la LOPD, puesto que el tratamiento de los datos de las personas de contacto tienen una finalidad concreta, y si se desvía de esa finalidad, pierden su condición de dato de contacto para ser simples datos de carácter personal.

No hay comentarios: