martes, 14 de octubre de 2008

Anuncios

Hoy tengo dos importantes anuncios que haceles.

El primero es que, dado el interés demostrado por algunos de mis blogtores en el post de ayer, he decidido iniciar una serie dedicada a la publicidad realizada por e-mail. Como me gustan las cosas sencillas, originales y breves, la titularé: "Todo lo que siempre quiso saber sobre la publicidad por e-mail y nunca se atrevió a preguntar". No obstante, espero que sí se atrevan a preguntarme sus dudas en la dirección de correo que figura en la columna de la derecha. Trataré de dar respuesta a todas ellas durante las siguientes semanas.

En segundo lugar, les informo que Monsieur le Directeur ha decidido presentar incidente de nulidad de actuaciones frente a la sentencia del Tribunal Supremo relativa a la cancelación de datos recogidos en los libros bautismales. Por lo que se desprende de la nota informativa preparada al efecto, la Agencia justifica su próxima actuación en lo siguiente:

"La configuración del derecho fundamental a la protección de datos se ve vulnerada por la Sentencia como consecuencia de la interpretación que en la misma se efectúa del concepto de “fichero”, que limita en gran medida la doctrina del Tribunal Constitucional en relación con el ámbito de aplicación de las garantías otorgadas por el artículo 18.4 de la Constitución.
La Sentencia, al negar el carácter de ficheros a conjuntos de datos “ordenados” con arreglo a un determinado criterio que permita la accesibilidad a los mismos, puede implicar una grave restricción del propio derecho fundamental, aplicable no sólo al supuesto enjuiciado, sino a otros posibles supuestos que se planteasen al Tribunal en el futuro, en que en aplicación de dicha doctrina, el Tribunal podría llegar a valorar si incluso, existiendo un “conjunto ordenado de datos”, dicho conjunto tiene efectivamente la condición de fichero, negando tal condición a conjuntos de datos respecto de los que efectivamente debe operar la garantía del derecho fundamental a la protección de datos."

Tengo pensado dedicar un post al comentario detallado del ejercicio del derecho de cancelación en relación a los libros bautismales, tema que me interesa también como ejemplo de activismo relacionado con las nuevas tecnologías.

Desde luego, llaman la atención las cifras ofrecidas por la Agencia: 650 resoluciones en procedimientos de tutelas de derecho referidas a la solicitud de cancelación de datos en libros de bautismo y 556 solicitudes de tutela de derechos pendientes de resolución. Da qué pensar, sobre todo en lo que relativo a la utilización de las garantías previstas para la defensa de un derecho fundamental para fines ajenos a dicho derecho en el marco de campañas organizadas de presión, que la Agencia, en lugar de parar, fomenta. Pero en fin, "ne jugez pas", como diría André Gide.

Les adelanto que lo fundamental, en mi opinión, no es si los libros bautismales son o no ficheros, sino el análisis de la naturaleza del derecho de cancelación en este supuesto concreto. Suscribo palabra por palabra lo que la Sentencia del Supremo, cuyo texto completo pueden leer aquí, indica en su Fundamento de Derecho cuarto:

"Pero es que a mayor abundamiento no cabría estimar tampoco aplicable el art. 4.3 de la citada Ley, en que se funda el acto administrativo impugnado y se confirma por la Sentencia.
Ese precepto señala que los datos de carácter personal serán exactos y puestos al día de forma que respondan con veracidad a la situación actual del afectado. Pues bien, en los Libros de Bautismo no cabe apreciar ninguna inexactitud de datos, en cuanto en los mismos se recoge un dato histórico cierto, salvo que se acredite la falsedad, cual es el referente al bautismo de una persona y cuando esta solicita la cancelación de ese hecho, no está pretendiendo que se corrija una inexactitud en cuanto al mismo, sino que en definitiva está intentando y solicitando un sistema nuevo y diferente de registro de nuevos datos personales."

Les dejo sumidos en esta profunda reflexión, mientras yo me apresuro a meterme en la cama para ver "Los paraguas de Cherburgo".

No hay comentarios: