martes, 23 de septiembre de 2008

El derecho al olvido

Google deberá hacer efectivo el derecho de oposición ejercido frente a él por alguien que no quería que determinada información relativa a su persona apareciera entre los resultados de las búsquedas que se efectuaban introduciendo su nombre.

La resolución R/00924/2008 de la Agencia Española de Protección de Datos vuelve a recordar que "ningún ciudadano que ni goce de la condición de personaje público ni sea objeto de hecho noticiable de relevancia pública tiene que resignarse a soportar que sus datos de carácter personal circulen por la RED sin poder reaccionar ni corregir la inclusión ilegítima de los mismos en un sistema de comunicación universal como Internet".

Bajo esta frase, subyace el poético "derecho al olvido", que se manifiesta en la LOPD en la posibilidad de solicitar la cancelación de datos y de oponerse al tratamiento, en la facultad de revocación del consentimiento y, sobre todo, en el principio de calidad de su artículo 4. En definitiva, el tratamiento de los datos debe tener un plazo temporal, no puede resultar eterno, nadie puede apropiarse para siempre de las informaciones relativas a nuestra persona.

Como ven, estamos ante la faceta más proustiana de la protección de datos. Si les interesa el tema, les recomiendo lo que estoy leyendo ahora: la tesis doctoral de Louis-Xavier RANO, titulada La force du droit à l'oublie.

No hay comentarios: